Errazti evita hablar de la coalición con el PNV en el acto del XX aniversario

La presidenta de EA llama a combinar "firmeza y realismo"

Eusko Alkartasuna celebró ayer su vigésimo aniversario con un acto carente de referencia alguna la decisión de su ejecutiva de acudir en solitario a las elecciones locales de 2003. Su presidenta, Begoña Errazti, defensora de mantener la coalición con el PNV y perdedora de la votación frente a su secretario general, Unai Ziarreta, se limitó a señalar que el éxito de EA ha radicado en combinar la firmeza y el realismo durante su andadura.

Lo más cerca que la presidenta de EA estuvo ayer de referirse, aunque fuera de refilón, a la división registrada en torno a la decisión de la ejecutiva de acudir en solitario a las próximas elecciones locales y forales fue su afirmación de que el éxito de EA ha radicado en la combinación de "firmeza y radicalidad en la defensa de las ideas" con "realismo en la práctica política".

Errazti, que defendió en vano en la reunión del pasado miércoles la coalición con el PNV frente a la postura contraria a ella de su secretario general, Unai Ziarreta, y otros cargos significativos del partido, evitó aludir directamente a este conflicto, todavía vivo, y pendiente de una asamblea nacional, cuya fecha tampoco precisó ayer.

Al sencillo acto celebrado en un hotel de Vitoria faltaron Ziarreta y también los consejeros en el Gobierno, Joseba Azkarraga y Esther Larrañaga. El primero no pudo acudir por razones de salud de un familiar directo y Azkarraga por haber sido operado ayer mismo, según se informó a los asistentes, un centenar de personas.

Sí estuvo presente el ex lehendakari Carlos Garaikoetxea, primer presidente del partido y actualmente en una posición discreta, desde la que intentaría aunar posturas, ayudado por su autoridad moral. Garaikoetxea estuvo junto a Errazti y muy cerca se sentaban Rafael Larreina, favorable a la ruptura con el PNV, y el consejero de Educación Tontxu Campos.

Posición de fuerza

La presidenta sostuvo que el discurso mantenido desde siempre por EA se ha convertido en hegemónico, hoy día, en el mundo nacionalista, en lo referido a la aceptación de sus planteamientos soberanistas y de integridad territorial. "Las claves", reclamó, "las ha marcado EA", respecto a las premisas en las que se estaría jugando en estos momentos "el futuro estructural de nuestro pueblo".

Begoña Errazti defendió que ello ha sido posible gracias a esa combinación de radicalidad ideológica y sentido práctico político. "Manteniendo el equilibrio entre nuestros objetivos a largo plazo y las posibilidades que ofrecía cada coyuntura", aclaró, en lo que puede interpretarse como una referencia no explícita a la presencia continuada del partido en los ejecutivos de las principales instituciones -Gobierno, diputaciones, ayuntamientos-, gracias a la coalición con el PNV. Ésta se inició en 1999, una vez que el año anterior el partido mayoritario rompió su alianza con los socialistas. No obstante, Errazti también señaló que EA seguirá defendiendo sus postulados, sea en las instituciones o "donde nos toque".

En cualquier escenario, sostuvo, el proceso de normalización política exigirá "una posición de fuerza por parte de los partidos abertzales".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS