Reportaje:Mundial de baloncesto 2006 | Una gesta inolvidable

"El producto no se vende bien"

Ex jugadores, técnicos y directivos confían en que el éxito de la selección tenga un 'efecto llamada' que impulse la competición española

Una extraordinaria generación de jugadores, sin complejos, liderada por un crack de talla mundial, como Gasol, y dirigidos por un técnico que ha huido de los focos tanto como ha sabido conseguir que cada uno de los 12 convocados se sintiera necesario. Ésa es la clave más utilizada por jugadores, entrenadores y directivos para explicar el éxito de la selección de Pepu Hernández. Desde históricos como Epi, hasta el actual técnico campeón de Liga, Sergio Scariolo, pasando por el presidente del equipo español con más pujanza de los últimos tiempos, el Tau, todos ellos coinciden en la apreciación. Como coinciden en la opinión de que nada ayuda tanto a revitalizar el baloncesto español como un triunfo de la selección.

Querejeta: "Hemos pasado por todo, por la tele en abierto, en pago... Necesitamos soluciones"

Juan Antonio San Epifanio, Epi, que con la selección consiguió la plata olímpica en los Juegos de Los Ángeles 84, está convencido de que eso ocurrirá. "El efecto que la victoria ante Grecia tendrá en el baloncesto español es implícito. Igual que pasó en el 84 e igual que pasó con Nadal, Indurain y Alonso. El triunfo de la selección hará que los niños se enganchen más al baloncesto", comentó a este periódico.

Para Epi, la clave del triunfo español ha sido el grupo. "Están muy unidos -como nosotros en el 84- se conocen y se entienden de maravilla y, sobre todo están implicados en el proyecto. Eso, unido al talento de los jugadores, nos ha permitido ganar el Mundial", afirma. Josep Maria Margall también ve algún paralelismo entre la selección de Gasol y la que consiguió la medalla olímpica en Estados Unidos. "Es un equipo joven y con mucho futuro, empezando por el Europeo del próximo año en Madrid y los Juegos de Pekín 2008", comenta mientras añade: "Ojalá nos superen y lo ganen todo".

Margall también destaca la fuerza del bloque. "Por cada jugador que fallaba, había otro que intentaba recuperar. Ha salido todo perfecto: han ganado, han jugado bien y han dado espectáculo", asegura el que, igual que Epi, estaba en el equipo que consiguió la plata olímpica. Margall descarta que después de aquel triunfo se cometieran errores que no consiguieron dar continuidad al boom del baloncesto español. "No hubo errores, simplemente aparecieron otras selecciones mejores a las que era imposible ganar, como Estados Unidos por ejemplo", explica. "Y es que luego, con el tiempo, pasan mil cosas y algunas pueden crear pequeñas fisuras que rompen el bloque", deja caer sin querer dar más explicaciones.

Alberto Herreros, que se retiró el año pasado, comparte la opinión de Epi y Margall sobre la fuerza del grupo. "Es un conjunto impresionante, pero no sólo desde ahora, sino desde hace dos años", dice. "Si en los Juegos de Atenas no llegamos a cruzarnos contra EE UU en la semifinal, ahora estaríamos hablando de una medalla olímpica de España", analiza. Herreros ensalza también a Pepu Hernández. "Es un gran entrenador, por cómo ha preparado a los jugadores desde el primer día".

Biriukov, jugador del Madrid en los 80, está de acuerdo con él: "El éxito se debe a Pepu Hernández, un entrenador muy sensato que sabe cómo dirigir a un equipo", señala. "Y también a una serie de jugadores que han ganado el Mundial junior en 1999 y que constituyen el núcleo fuerte de esta selección", añade. Jordi Villacampa, ex jugador y ahora presidente del Juventut, comparte la misma opinión: "Esa continuidad ha sido fundamental. No siempre la ha habido y ahora hay que aprovecharla", dice. "Es lo que se ha hecho juntando a aquel grupo del 99 con los mayores como Garbajosa y los más jovencitos como Rudy Fernández", analiza.

Pese al triunfo de los de Pepu, Herreros considera "un poco injusto" que se vuelva a hablar del baloncesto español "sólo porque se ha ganado un título mundial", pero se confiesa optimista de cara al futuro. "El termómetro del baloncesto en España es la selección. Si esta funciona bien, la gente volverá a engancharse", asegura. "Creo que el Mundial aumentará las audiencias de la ACB y ojalá vuelva a haber un boom de la canasta, que ha sido abandonada en los años 90", añade. Sergio Scariolo, entrenador del Unicaja no es igual de optimista. "Nunca el baloncesto español ha tenido tanta calidad. Y, sin embargo, el producto no se está vendiendo bien", analiza. "No se trata simplemente de retransmitir un partido sino de dedicarle más espacio durante la semana, en los telediarios y en los periódicos", añade al mismo tiempo que se niega a reconocer que "el interés para el baloncesto se refleje en las audiencias televisivas".

Quien hace un análisis más profundo sobre los problemas de audiencia de la Liga ACB y cómo ésta debería aprovecharse del triunfo de la selección es Fernando Romay, también ex jugador del Madrid. "Hay que darle más vidilla al baloncesto", espeta. "La ACB se pierde un poco en el maremágnum de la primera fase, del play off... habría que organizarlo un poco mejor", explica.

Romay considera que existe una falta de promoción del baloncesto español. "Nunca ha sido promocionado como se merece. Hay que retransmitirlo más y mejor porque es bueno y porque tenemos los mejores jugadores", afirma. Villacampa, en cambio, prefiere pensar en el futuro mirando al pasado. "Los jugadores que han conseguido el título mundial se han formado todos en la Liga ACB, la mejor de Europa", valora convencido de que el triunfo japonés tendrá un eco importante y un "efecto llamada" en el baloncesto español.

"Hay que corregir muchas cosas en el baloncesto español y lo tenemos que hacer a corto plazo, pero también tenemos que ser conscientes de que hay más cosas positivas que negativas en el baloncesto español de clubes", reflexiona Josean Querejeta, ex jugador, que lleva 18 años al frente del Tau. "Por ejemplo, tenemos la Liga con más recursos de Europa". Precisamente el Tau ha sido el club que ha tenido, o tiene, más jugadores en el Mundial, sobre todo gracias a su trabajo con el baloncesto argentino al que el cuadro vitoriano le dio carta de naturaleza en España. Por todo ello, el Tau no se ha distinguido por ser un club que haya cultivado la cantera nacional. "Lo principal es que nuestra Liga sea importante y para ello los clubes necesitamos jugadores importantes, sean de donde sean. Pero es que además, en cuanto a los jugadores españoles, nosotros luchamos con la NBA, que lógicamente se lleva a los mejores y ahí no podemos competir. Pero es que esta gran generación que ha conseguido el titulo en Japón se ha cultivado en la ACB, gracias precisamente a que ha disputado una Liga muy competitiva. Un jugador progresa cuando su Liga es exigente y si no lo es no progresa, juegue quien juegue".

Para Querejeta, no obstante, parece claro que el baloncesto español necesita un empujón mediático que aún no ha conseguido. "Hemos pasado por todo: televisión de pago, televisión en abierto. Hemos pasado también por todas las circunstancias deportivas en cuanto al modelo de competición y en cuanto a la asunción de jugadores extranjeros. Está claro que tenemos que buscar soluciones en la propia competencia y en los asuntos más domésticos de los clubes. Lo que está claro es que la Liga es interesante y puedes ganar y perder en cualquier cancha".

Pepu Hernández es abrazado por su esposa durante la fiesta madrileña.
Pepu Hernández es abrazado por su esposa durante la fiesta madrileña.EFE

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 04 de septiembre de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50