Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Análisis:A LA PARRILLA

Impuro teatro

¿Es posible el teatro en la televisión? En España siempre se ha hablado, como de una leyenda gótica, de la Maldición del Libro, según la cual nunca hubo ni podrá haber un buen programa de literatura en ninguna cadena. A mí me gusta como al que más el género fantástico, pero no creo en maleficios. Ahora, y por el hecho de que TVE ha tomado la valerosa decisión de devolver a la vida Estudio 1 y hacer otros intentos de teatro telefilmado, los agoreros retornan: la palabra dramática es incompatible con el tempo catódico, dicen.

Como fan del viejo arte de Talía me gustaría, ya que es tiempo de hacer "píos propósitos" al empezar la temporada, romper una lanza en favor de esa teatralización de la parrilla, pues no sólo de series ha de vivir el hombre, y mucho menos la mujer. El teatro -que muere una vez en cada generación, resucitando sin falta antes de que el más anciano de ella fallezca- está en auge ahora en toda España, y me parece que la televisión pública, y las privadas si están por la labor, deberían hacerse eco de esta vitalidad. Claro que hay saber elegir. No creo que la realización, la semana pasada, dentro del pequeño ciclo Teatro en La 2, de Alesio, la obra de Ignacio García May, le hiciese un buen servicio ni al texto ni a los intérpretes (el director conseguía que incluso un actor tan excelente como Roberto Enríquez estuviese impostado). Ni es posible, Dios mío, que dentro de los renovados Estudio 1 que se vieron últimamente, vuelva (y en este caso en un excelente tele-montaje muy bien interpretado) Escuadra hacia la muerte de Alfonso Sastre, pesadilla escénica de todos los que hicimos teatro-fórum en los prehistóricos colegios de chicos (la obra sólo tiene personajes masculinos) y aún recordamos su esquematismo, sus sentenciosos diálogos, la pomposidad pueril de su mensaje. TVE debería en esto imitar a la BBC, que tanto ha contribuido a la nueva dramaturgia británica programando desde los años cincuenta textos contemporáneos y encargando a autores -de Pinter a Caryl Churchill- piezas específicamente escritas para radio y televisión. ¿No se podría aquí hacer lo mismo?

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de septiembre de 2006