Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Fútbol | Se cierra el mercado

"No me quedo por dinero"

Saviola se queda en el Barça tras rechazar 11 ofertas y pese a que Rijkaard, técnico del equipo, no cuenta con él

Javier Saviola empezó mal el día: algunos diarios le acusaban de pesetero por haber tomado la decisión de cumplir el año de contrato que le resta con el Barcelona, ignorando las ofertas recibidas desde que el Sevilla, club en el que actuó como cedido la pasada temporada, decidió no prorrogar un año más el acuerdo de cesión con el Barcelona. Desde entonces, y muy especialmente a raíz de su participación en el Mundial de Alemania, a Saviola, de 25 años, no le han faltado oportunidades para abandonar el Barcelona, club al que llegó al inicio de la temporada 2001-02 procedente del River Plate. Joan Gaspart, entonces presidente del Barça, pagó por él 35 millones de euros y cerró un contrato por cinco temporadas del que al conejo le queda una por cumplir. Y pese que Frank Rijkaard, técnico azulgrana, le ha avisado de que será el séptimo delantero del plantel, por detrás de Eto'o, Ronaldinho, Messi, Giuly, Gudjhonsen y Ezkerro, Saviola tomó ayer la decisión de quedarse en el Camp Nou.

"No soy un pesetero. Si me quedo es por criterios puramente deportivos", anunció ayer el argentino en la sala de prensa del Camp Nou, justificando una decisión amparada en la estricta legalidad: "Me queda un año de contrato y tengo el derecho cumplirlo". La directiva azulgrana pedía inicialmente pedía seis millones por el traspaso del delantero bonaerense. Pero la suma aumentó ante la prima de fichaje que exigía Alfredo Cabrera, su representante, para cerrar la operación. Al final, todo ello imposibilitó el traspaso del pibito al Hamburgo, el equipo que que más interés puso en su fichaje. La situación dio un vuelco la semana pasada cuando el holandés Mark Van Bommel, en un caso opuesto al de Saviola, decidió irse al Bayern al ver que no tendría opciones de jugar. El Barça ingresó entonces seis millones y decidió no solicitar un traspaso por Saviola. Pero el jugador descartó cuantas ofertas llegaron a su despacho, la mayoría gestionadas por Txiki Begiristain, director deportivo del Barça.

"Agradezco a Txiki cómo se ha portado conmigo. Siempre intentó darme la mejor salida, pero puesto todos en la balanza, he sopesado los pros y los contras y he decidido quedarme", insistió Saviola. El alto coste de su ficha, cinco millones brutos, fue un handicap imposible de asumir para muchos equipos. El delantero no ha querido renunciar a esa ficha para cumplir este año de contrato y en junio tener consigo la carta de libertad. Begiristain reconoció antes de irse de vacaciones que respetaba la decisión de Saviola pero le resultaba difícil de entender: "El jugador está avisado. Tendrá pocas opciones de jugar. Pero ha decidido quedarse y será tratado como uno más".

Saviola fue inscrito ayer en la Liga con el dorsal número 22. Durante sus tres primeros años en el Barcelona jugó 146 partidos y marcó 59 goles. Después de que la junta le forzara a nacionalizarse, Saviola fue cedido un año al Mónaco. El curso pasado, ganó la UEFA con el Sevilla. Ayer, en el amistoso en el que jugó en el Miniestadi junto a varios jugadores del primer equipo y otros del filial, marcó dos goles. "Me gustan los retos", dijo. En cualquier caso, reconoció que en diciembre, durante el mercado de invierno, se replanteará su situación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de septiembre de 2006