Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

González Pons exige a Iberdrola enterrar los cables de La Vallesa tras un nuevo incendio

Un accidente en la red de alta tensión causa un pequeño fuego en el futuro parque natural

El consejero de Territorio y Vivienda, Esteban González Pons llamó ayer a la eléctrica Iberdrola "para exigirle que entierre los cables de alta tensión que atraviesan el bosque" de La Vallesa u ofrezca una solución alternativa. La caída de uno de ellos, que estaba siendo manipulado por un equipo de operarios, había provocado poco antes un pequeño incendio en el corazón del futuro parque natural. Territorio acusó además a la eléctrica de incumplir la normativa antiincendios. Se trata de un accidente casi calcado del que causó otro fuego en el bosque hace 15 días.

Los técnicos advierten del alto coste del enterramiento de las líneas

Territorio acusa a la eléctrica de incumplir la normativa de prevención

La consejería abrió entonces un expediente. Esta vez el titular de Territorio fue más lejos y anunció el traslado inmediato de los hechos al fiscal. Ayer, día clave en la operación retorno de vacaciones, estaba vigente el nivel de alerta 3 recogido en las normas de prevención de incendios en obras y trabajos en suelo forestal. El motivo es que los cuerpos de seguridad y los bomberos son movilizados para controlar el tráfico. El grado 3 obliga a suspender "todos los trabajos o actividades" que supongan un "grave riesgo" de incendio, indicaron fuentes de la consejería. La Administración cree que la eléctrica incumplió la preemergencia.

El fuego tuvo poca entidad. Se inició sobre las 13.00 y se dio por controlado una hora y media más tarde. Arrasó unos 3.000 metros cuadrados de pino carrasco y de matorral, lo que representa menos de una tercera parte de lo quemado en el incendio del 17 de agosto, provocado por la caída de un cable de fibra óptica que los operarios instalaban en la red.

En aquel caso, las llamas se desataron a unos 200 metros de la urbanización Entrepins, en L'Eliana. El fuego de ayer afectó a la partida del Martinot, cerca de la Lloma de Betxí, un antiguo poblado íbero situado en el término de Paterna. El mismo lugar en el que comenzó el gran incendio de agosto de 1994, que arrasó 150 hectáreas y obligó a evacuar a 3.000 personas de La Canyada.

El alcalde de Paterna, el socialista Francisco Borruey, partidario desde hace años del traslado de los cables de alta tensión o de su soterramiento, acusó ayer de "irresponsable" a la eléctrica por incumplir el nivel de alerta. "No sólo han quemado el bosque, sino que han puesto en peligro a las personas que viven a su alrededor y a sus bienes". Y la Coordinadora en Defensa de los Bosques del Turia, promotora de la declaración del espacio protegido, lanzó duras críticas contra y pidió que se actúe contra ella como contra cualquier "ciudadano".

Después del incendio del 17 de agosto, ocurrido un mes después de que anunciara la creación del nuevo parque natural del Turia, González Pons ya se pronunció a favor del soterramiento. Una empresa que, de hacerse, resultará más complicada de lo que parece.

Por La Vallesa pasan tres líneas de alta tensión. La primera es de 132 kilovatios, la segunda es de 220, la tercera, que conecta la subestación de L'Eliana con la central nuclear de Cofrentes, es de 400 kilovatios. Según los técnicos, enterrar las tres líneas obligaría a levantar una superficie importante de bosque y a abrir caminos -el mayor, de siete metros de ancho- por los que circularían las máquinas. El cable de 400 kilovatios debería correr por galerías visitables y sería necesario construir una nueva subestación eléctrica en el lugar en el que volviera a salir a la luz.

Ni la envergadura de la obra ni su alto coste económico parecen desanimar al consejero y a los alcaldes socialistas y populares cuyas poblaciones quedarán comprendidas en el parque natural del Turia. El acuerdo que alcanzaron el miércoles contempla soterrar los cables o sacar su trazado del futuro espacio protegido. "No podemos tolerar otra vez", dijo ayer González Pons, "que un cable de alta tensión provoque ningún incendio más".

Territorio, la alcaldía de Paterna y la de L'Eliana destacaron la rápida respuesta dada por los servicios de extinción. Después de la detección del fuego desde una torre de vigilancia fueron enviados a la zona dos helicópteros -uno de los cuales regresó a la base sin haber intervenido debido a la evolución favorable del incendio-; un avión airtractor, siete brigadas forestales, dos cubas y dos vehículos de bomberos.

Por otra parte, un incendio provocado por la caída de un poste de alta tensión junto a la carretera N-340, a su paso por Castellón, arrasó una hectárea de matorral.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de septiembre de 2006