El mayor apagón de Internet en España silencia más de 400.000 'webs'

Un error deja durante dos horas sin correo electrónico a la mayoría de usuarios españoles

Las páginas web, direcciones de correo electrónico y otros servicios que están bajo el dominio .es [de España] dejaron de funcionar ayer durante al menos dos horas debido a un error técnico en los ordenadores del ESNIC, el organismo responsable de la gestión de los nombres de dominio en Internet bajo el código de país. De las 15.10 hasta las 17.12, todos los servicios bajo dominios .es fueron inaccesibles, tanto desde dentro como fuera del país. El apagón, sin precedentes en un dominio de país, es el más grave registrado en España y silenció a más de 400.000 páginas.

Más información
La caída de los dominios '.es' no alteró la actividad de empresas y particulares en la Red

Durante el apagón, sólo podía entrarse a las webs más visitadas, entre ellas www.elpais.es o www.google.es, porque los proveedores tienen copias de estas páginas en sus ordenadores, para no tener que mandar cada vez a sus clientes a la web original. Sin embargo, la información a la que se accedía no era actualizada: se había quedado con la de las 15.10.

El correo electrónico, en cambio, dejó de funcionar totalmente, aunque no se perdieron los mensajes sino que se retrasó su reparto, según aseguraron fuentes del ESNIC a este periódico. La incidencia se debió, según estas fuentes, a "un error puntual de software en los servidores del ESNIC, al realizar un refresco de las direcciones, que se hace cada 8 horas, lo que ha provocado la caída de los servidores de nombres".

Los llamados servidores de nombres son los ordenadores que traducen las direcciones de Internet, por ejemplo www.elpais.es, a números que entienden las máquinas. Cuando se teclea una dirección en el navegador, este consulta a los servidores de nombres qué número de máquina corresponde a la dirección y dirige a ella. En caso contrario, como sucedió ayer, son ilocalizables.

Aunque los ordenadores volvieron a funcionar a las 17.12 horas, el servicio se fue restableciendo poco a poco, hasta que todas las máquinas que dependen de ellos recibieron sus datos. Mientras duró el incidente, algunos servicios públicos y comerciales, como entidades bancarias, se vieron inundados de llamadas de usuarios y clientes que no sabían qué pasaba.

Información limitada

Cuando se solucionó el problema, ESNIC emitió un breve comunicado de prensa, pero a última hora de la noche no aparecía aún ninguna información para el público en su web. Este silencio contrasta con la gravedad del incidente, nunca visto en el dominio de un país, excepto en los pocos casos de ataques cibernéticos que han sufrido algunos, como Dinamarca hace unos meses, a raíz de la publicación de caricaturas del profeta Mahoma.

El 7 de noviembre de 2005, ESNIC padeció un ataque parecido que le obligó a parar sus máquinas durante unas horas. Pero no fue por una razón política sino económica: aquel día se liberaron los dominios .es, que hasta entonces sólo podían comprarse bajo condiciones muy restrictivas. La avalancha de peticiones, junto al ataque de tres ciberokupas que crearon un programa informático para comprar muchos dominios a la vez, con la intención de revenderlos, hizo estallar el sistema.

Usuarios de Internet.
Usuarios de Internet.CLAUDIO ÁLVAREZ

"El día en que dejamos de existir"

La estupefacción de los internautas se hizo visible en los foros de Internet. Aunque no funcionaban los que estaban bajo el dominio .es, sí lo hacían los que usan otros dominios, como .com o .net. En ellos, se hablaba de "caída histórica de la Internet española" o de "el día que España dejó de existir en Internet".

Muchos se quejaban de que no podían acceder a las webs de sus medios de comunicación o a sus bancos. Las pérdidas económicas son muy difíciles de cuantificar, según el ESNIC, pero en los foros había ejemplos como éste: "He perdido una tarde de trabajo por no poder recibir diversos correos".

Otro añadía: "Si quiero ver mi cuenta bancaria, no puedo. Si quiero recibir en mi correo una carta importante, no puedo. Si quiero comprar un billete de avión, no puedo. No funciona nada". Y remataba un tercero: "¿Cuánta gente estará ahora mismo sin poder trabajar?".

Había quien no podía actualizar su weblog, o ver el de un amigo, y quien se había pasado una hora revisando su ordenador porque no recibía correo, sin entender dónde residía el problema. "¿Estamos ante un ataque de terroristas?", se preguntaban algunos. Otro decía: "Saludos desde Alemania. España ha desaparecido de la red... Impresionante".

Al haber algunas webs que seguían siendo accesibles, porque los proveedores guardaban una copia, el juego consistió en intercambiar páginas que se veían y no, como cromos: "Elcorreodigital.com no me carga, ¿y a vosotros?".

"Chapuza" fue una de las palabras más escritas en los foros, junto a la incredulidad de que realmente fuese cierto que se hubiese caído entero el dominio de un país. A última hora de la noche, ESNIC no había informado aún públicamente en su web sobre la razón de la caída, lo que provocó más elucubraciones entre los internautas.

"ESNIC tiene dos servidores principales. ¿Se han caído a la vez?", se preguntaba uno. "¿No tenían copias de seguridad para restablecer rápidamente el servicio?", decía otro. Y alguien añadía: "Es un servicio suficientemente importante como para tener un sistema de emergencia serio".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS