Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Xfera pide al regulador un trato especial para estrenarse como cuarta compañía de móviles en diciembre

TeliaSonera, la compañía nórdica que tomó el control de Xfera en junio, está dispuesta a que España cuente con una cuarta oferta de telefonía móvil, pero quiere que el regulador (la Comisión del Mercado de las Telecomunciaciones) le eche una mano. Pide que las tarifas por interconectarse a la red de Telefónica, Vodafone y Amena sean entre un 40% y un 60% más baratas que las oficiales. La empresa promete el lanzamiento comercial de la nueva marca (cuyo nombre se decidirá este mes) antes de Navidad en siete ciudades y con menos de cien empleados, según aseguró ayer el consejero delegado de Xfera, Johan Andsjö.

La compañía arrancará en siete de los núcleos urbanos más importantes (Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, Cádiz, Málaga y Palma). En tan sólo cuatro meses desplegarán una red de 820 antenas para dar cobertura propia al 25% de la población española. Y todo ello con menos de cien empleados, puesto que la mayor parte de las tareas estará subcontratada.

Los responsables de TeliaSonera, encabezados por su presidente mundial, Anders Igel, creen que la irrupción de la nueva compañía con una agresiva política de tarifas contribuirá a bajar los precios "muy altos" de la telefonía móvil en España (hasta cuatro veces más gravosos que los que aplica TeliaSonera en Suecia o Dinamarca). También prometen nuevos servicios para enganchar a los clientes en un mercado como el español en el que hay más móviles que habitantes. TeliaSonera no quiso revelar ni sus planes de precios ni las ofertas con que se estrenará en el saturado mercado español.

Pero para cumplir sus planes pide una ayudita al regulador. La solicitud, aún no formalizada oficialmente, es que las tarifas de interconexión que se pagan por dirigir las llamadas a los tres operadores sean entre un 40% y un 60% más baratas que las oficiales. Además, exigen un acuerdo de roaming -uso de la red de las otras compañías- a "precios razonables" para garantizar a sus abonados cobertura en toda la geografía española sin desplegar su red. Y es que hasta dentro de cinco años, el nuevo operador no llegará a la mitad de la población y habrá que esperar 15 para que la red cubra al 95%. La compañía confía en cerrar un acuerdo con Vodafone, renovando el contrato original de 2001, que le dé cobertura total.

Otra de sus reivindicaciones es que se reduzca de 15 a 5 días el plazo de la portabilidad, mecanismo por el que un abonado cambia de compañía conservando el número y que ese cambio pueda realizarse con un mensaje de texto (SMS).

Xfera ha cerrado un acuerdo con Ericsson para el despliegue de una red propia de hasta 2.000 antenas, ha sellado un contrato para la gestión de la facturación y los clientes, y posee centro de atención al cliente y de datos. Pero le queda mucho camino por recorrer. La tarea más urgente es la de elegir una marca comercial. Aunque no descartan la posibilidad de mantener la de Xfera, seguramente optarán por buscar una nueva o implantar la propia de TeliaSonera. La inversión mínima en los primeros cinco años será de 1.393 millones y se crearán 650 empleos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de agosto de 2006