Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Diarra: "Me quiero ir al Madrid"

El centrocampista presiona al Olympique de Lyon para que acceda al traspaso

Mahamadou Diarra (Malí, 1981), medio del Olympique de Lyon, declaró ayer que quiere fichar por el Madrid de inmediato. "En mi cabeza lo tengo claro", dijo; "me quiero ir al Real". Con estas palabras, publicadas en L'Equipe, el jugador sigue la estrategia que le ha marcado su representante en combinación con la dirección deportiva del Madrid, encabezada por Pedja Mijatovic. El técnico madridista, Fabio Capello, ha exigido a Diarra para reforzar el centro del campo porque es el único jugador que, a su parecer, puede estar a la altura de hacer la labor que hacen volantes defensivos como Makelele.

"La manera de proceder del Madrid es un poco desconcertante", dijo ayer Bernard Lacombe, consejero deportivo del Lyon. "Estamos asombrados con la reacción del jugador. No se chasquean los dedos así", continuó. "De todas maneras, el Madrid sólo ha anunciado que Diarra es una prioridad a mediados de agosto, dos semanas antes de que se cierre el mercado de fichajes".

"Es algo que ocurre una vez en la vida. Por tanto, no quiero dejar pasar una oportunidad así"

El Madrid entiende que la presión pública que Diarra ejerce sobre el Lyon con sus declaraciones servirá para ablandar las exigencias económicas de su club. Esta semana, en una conversación telefónica, el presidente del conjunto francés, Jean-Michel Aulas, pidió al Madrid 35 millones de euros para comenzar las negociaciones. Su técnico, Gérard Houllier, le considera una pieza fundamental en el equipo y pretende frenar el traspaso. La contraoferta del Madrid, según fuentes cercanas a la negociación citadas por la agencia AFP, fue muy inferior: 20 millones más alguno de sus descartes.

Aulas es uno de los negociadores más hábiles del mercado. El año pasado vendió a Éssien al Chelsea por 38 millones después de haberlo adquirido por cinco. Ante el reclamo de Aulas, elevando el precio de Diarra a 38 millones, en el Madrid hubo dirigentes que se plantearon replicar con una contraoferta a la baja. Según fuentes madridistas, Mijatovic lo dejó claro: "Si pagamos lo que nos piden, nos tomarán por locos". Los colaboradores del presidente, Ramón Calderón, quieren distanciarse de la forma de llevar las negociaciones que caracterizó a la etapa de Florentino Pérez: grandes desembolsos.

El Madrid espera resolver el fichaje después del próximo fin de semana. Hay plazo hasta el 31 de este mes, cuando finaliza el periodo de inscripción de jugadores. Para acelerar el ritmo del proceso cuenta con el propio futbolista, que, según fuentes del Bernabéu, ha amenazado al Olympique con dejar de entrenarse si no le permiten marcharse al Madrid. En público, Diarra no ha llegado a tanto. El martes, desde la concentración de la selección de Malí en Narbona, Diarra habló de sus deseos de fichar por el Madrid: "Que un club como el Madrid te ofrezca llevar su camiseta es algo que ocurre una vez en la vida. Por tanto, yo no quiero dejar pasar una oportunidad así". "El lunes", prosiguió, "el Madrid llamó al Olympique para fijar una cita para hablar de mi transferencia. Resultado: el Lyon se ha hecho el sordo diciendo que si el Madrid quería una reunión tenía que presentarse con un cheque por valor de 35 millones". El Lyon no negó la reunión, pero aclaró que "no se habló de números".

Diarra es la primera solicitud de Capello. Luego ha señalado otras dos: Reyes, que ha dejado clara su voluntad de fichar por el Madrid, y un central, preferentemente Chivu o Mexes, del Rma.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de agosto de 2006