_
_
_
_

Siete heridos en un accidente en una montaña rusa en las fiestas de Castelldefels

Los afectados estuvieron sin poder bajar de la atracción durante más de una hora

Siete personas resultaron heridas leves en la madrugada de ayer en un accidente en una atracción de Castelldefels instalada con motivo de la celebración de la fiesta mayor. El Ayuntamiento informó de que el suceso fue debido a una negligencia de tres adolescentes que subieron a una montaña rusa. Los jóvenes desplegaron una bandera que se enredó entre las ruedas del vagón en el que iban sentados con una joven alemana a la que no conocían.

El carro frenó en seco y el vagón de detrás, que transportaba a una pareja y su hijo, chocó con el primero.

El accidente ocurrió a las 2.30 horas en la montaña rusa ubicada en la feria situada cerca de la estación de Renfe. El responsable de la atracción se dirigió a los tres jóvenes que se subieron a ella para indicarles que guardaran la bandera que llevaban colgando de los hombros a modo de capa.

Como las normas indican, les pidió que la escondieran, al igual que todas las bolsas, que se deben mantener bajo los pies para evitar que ningún objeto salga proyectado. No obstante, durante el circuito los jóvenes sacaron la tela, que por la acción del aire se encalló entre las ruedas del vagón e impidió que continuaran girando. Inmediatamente el carro recibió el impacto del posterior, que mantenía el impulso. Tras el choque, las siete personas que habían subido a la montaña rusa se quedaron en la parte superior de la atracción. Sólo la joven alemana que iba en el primer vagón con los jóvenes y que nada tuvo que ver con el accidente, se atrevió a bajar por su propio pie utilizando la escalera de la atracción. El resto tuvo que esperar a la intervención de los Bomberos de la Generalitat. Tres vehículos se desplazaron a Castelldefels. Los efectivos de emergencias tardaron una hora y cuarto en conseguir que los afectados pisaran tierra firme.

Seis personas fueron trasladadas al hospital de Viladecans, mientras que la séptima, un menor de edad, fue conducido al centro de Sant Joan de Déu de Esplugues. Todas fueron dadas de alta al cabo de unas horas, después de comprobar que sólo habían sufrido contusiones de carácter leve. "Ha sido un accidente aparatoso, pero todos están perfectamente", explicó ayer la concejal de Gobernación del Ayuntamiento de Castelldefels, Maria del Mar Latorre. La montaña rusa volvió a funcionar ayer después de una inspección que sirvió para corroborar que no hubo ningún fallo mecánico en el accidente. La responsable municipal afirmó que tanto los propietarios de la atracción como la familia que ocupaba el segundo vagón no descartan denunciar a los jóvenes que provocaron el percance.

Acudieron al lugar del accidente ocho voluntarios de la Cruz Roja, una ambulancia y un vehículo de transporte.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_