Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La desaparición de un anciano en Sitges moviliza a centenares de personas

La familia organiza batidas el fin de semana por el macizo del Garraf

Los familiares de Óscar Blanco, el hombre de 77 años que desapareció el pasado 2 de agosto cuando paseaba por el parque natural del Garraf, han decidido ampliar la zona de rastreo para intentar localizarle, aunque ahora ya no cuenten con el apoyo de la Guardia Civil ni de los bomberos. La familia ha decidido continuar esta fin de semana las batidas ciudadanas por la zona tras la masiva colaboración de anteriores días.

El pasado miércoles, tras una semana de trabajos infructuosos, la Guardia Civil y los bomberos decidieron desmontar el operativo de búsqueda de Óscar Blanco. Pero aunque sea sin su intervención, la familia está luchando para que continúe el rastreo en el parque del Garraf, si bien ahora sólo con la colaboración de un centenar de amigos, vecinos y de bomberos que participan a título personal. Por este motivo, los hijos del desaparecido estuvieron ayer atareados pidiendo a los ayuntamientos de la zona su colaboración para afrontar este nuevo fin de semana de rastreo, ampliándolo hacia municipios vecinos como Olivella, Begues y Castelldefels. En una situación como esta, "el parque del Garraf se hace inmenso", apunta Álex Blanco, uno de los hijos del desaparecido. La búsqueda empezará a las 7.15 horas desde el edificio Mas Mallol en Sitges.

Lluís Polo, uno de sus yernos, asegura que a la familia le queda "poco optimismo y muchas ganas de encontrar cualquier rastro o una prueba". Sus palabras reflejan la extrañeza de una desaparición en la que, 10 días después, aún no ha aparecido ninguna pesquisa. Tan sólo algunas llamadas que aseguran haber visto al excursionista en Barcelona. Hay pocas probabilidades de que la información sea verosímil, pero la familia no descarta ninguna opción y ha distribuido algunas fotografías del desaparecido en Barcelona.

Óscar Blanco, vecino de L'Hospitalet, es una persona acostumbrada a las largas caminatas. Ha recorrido el Camino de Santiago dos veces y, precisamente, estaba pasando unos días con una de sus hijas en Sitges, entrenándose para hacerlo por tercera vez. El pasado domingo debía partir hacia Roncesvalles para iniciar el trayecto. El miércoles se marchó a pasear por la zona de Vallcarca, en el parque natural del Garraf, con la ermita de la Trinitat como destino. Poco antes de las 14.00 horas, al comprobar que no regresaba a casa, la familia le llamó al móvil para interesarse por su paradero. Óscar Blanco les respondió que se retrasaría porque se había desorientado. Les indicó el lugar -un punto cercano al peaje de la autopista desde el que puede contemplarse el mar- y pidió que le llevaran agua. Desde entonces no se ha sabido nada más de él.

A lo largo del litoral del Garraf hay sólo dos puntos que coinciden con estas indicaciones. "Estas dos zonas son las que más se han batido, pero no hemos encontrado nada", se lamenta Polo. La Guardia Civil sospecha que el desaparecido estuvo a menos de 500 de la ermita a la que se estaba dirigiendo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de agosto de 2006