Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

Nicholson construirá un jardín en la casa de Brando para honrarlo

Jack Nicholson planea demoler la casa de su ex vecino y amigo Marlon Brando, para construir un jardín de flores que honre la memoria de uno de los mejores actores de Hollywood, según el periódico inglés The Times. Tras la muerte de Brando, el 1 de julio de 2004, el actor de Mejor Imposible compró la finca, situada en el 12900 de Mulholland Drive y aledaña a su domicilio, por la que pagó unos cinco millones de euros. La mansión fue bautizada por Brando como su flor favorita, el frangipani, un brote amarillo y blanco que florece en climas tropicales.

Nicholson y Brando trabajaron juntos en la película The Missouri Breaks en 1976 y fueron vecinos durante más de tres décadas. Nicholson reconoció en numerosas ocasiones que durante sus peores crisis amorosas buscaba protección en la casa de El Padrino, especialmente durante su separación de Anjelica Huston, en 1990 tras 17 años juntos, y también después de que rompiera con la madre de sus dos hijos, Rebecca Broussard.

Nicholson, que acaba de volver de pasar las vacaciones en Londres la semana pasada, diha dicho que espera "resolver" la situación de la casa, de 12 habitaciones, cuatro cuartos de baños y una piscina. Nicholson, según The Times, aseguró la semana pasada: "Lo más probable es que derruya la casa". En su lugar, planea plantar un campo de frangipani.

En los últimos años de su vida las finanzas de Brando fueron un tema de debate acalorado en los juzgados. Aunque se estimaba que sus bienes (entre los que había la casa de Los Ángeles y una isla que compró cerca de Tahití) ascendían a 16 millones de euros, Brando se declaró en bancarrota durante un juicio por la manutención de sus hijos. Etonces dijo tener deudas por unos 6 millones de euros desde 1990, cuando pagó los abogados de su hijo, Christian, acusado de asesinar al novio de su hermana, Cheyenne.

Durante el juicio, Brando pintó un panorama muy sombrío, pues dijo que era incapaz de repintar la casa y ni siquiera de cambiar las bombillas fundidas.

Nicholson, de 69 años. Compró la casa para asegurar su privacidad y respetar la memoria de Brando. También quería mantenerla para los hijos de Brando aunque, según The Times, no han mostrado ningún interés. Por esa razón el actor Alguien voló sobre el nido del cuco piensa echarle flores a un viejo amigo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 7 de agosto de 2006