Esquerra exige disculpas a CiU por tildar a Vendrell de "extorsionador"

Una vez archivado el caso de la carta financiera de ERC por no haberse hallado delito, el ex secretario de organización y finanzas de Esquerra Xavier Vendrell exigió ayer disculpas al líder de Convergència i Unió (CiU), Artur Mas, por haberle tildado de "extorsionador". A partir de ahí, CiU y ERC se enzarzaron en una contienda en torno a los métodos de financiación de los partidos políticos, a raíz del caso del envío de cartas a trabajadores de la Generalitat por parte de Vendrell, que exigía el pago de cuotas a la formación independentista.

En caso de que la federación nacionalista mantenga abierta la posibilidad de llegar a un pacto poselectoral con ERC, CiU "deberá rectificar las calumnias y ataques infundados", según Vendrell. El ahora adjunto a la secretaría general de ERC aseguró que el sistema de financiación de su formación es más "claro, limpio y transparente" que el de CiU, pues los nacionalistas aceptan donaciones anónimas. De hecho, ERC impulsó en las Cortes la reforma de la ley de financiación de los partidos con el fin de eliminar estas donaciones. Y en este sentido, Vendrell supeditó cualquier pacto de gobierno con ERC a la aceptación del compromiso de erradicar los donativos anónimos en virtud de los cuales CiU recibió 20,2 millones entre 1991 y 2002.

CiU no tardó en contestar las palabras de Vendrell. Su portavoz parlamentario, Felip Puig, a pesar de que en el caso de las misivas no se ha hallado delito, insistió en calificar de "inmoral" el método de la carta financiera de ERC y defendió la legalidad de los donativos anónimos. "Si algún día dejan de ser un mecanismo legal, es obvio que CiU cumplirá con la ley", añadió Puig.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0024, 24 de julio de 2006.

Lo más visto en...

Top 50