Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Garzón deja en libertad bajo fianza de 4.000 euros al periodista Pablo Muñoz

El fiscal había pedido para él prisión eludible con 12.000 euros

El juez Baltasar Garzón dejó ayer en libertad bajo fianza de 4.000 euros al director de Diario de Noticias, Pablo Muñoz, de 65 años, por un presunto delito de colaboración con banda terrorista, dada su supuesta vinculación con la red de extorsión de ETA, encargada de la gestión y cobro del denominado impuesto revolucionario, denominada GEZI.

El magistrado, además, impuso a Muñoz otras medidas cautelares, entre ellas la prohibición de salir de España y comparecencias semanales en el juzgado o en la comisaría más próxima a su domicilio. El fiscal encargado del caso, Juan Antonio García Jabaloy, solicitó en la vistilla la prisión preventiva de Muñoz, aunque eludible con una fianza de 12.000 euros.

El periodista, detenido en San Sebastián el pasado día 11, está acusado de haber realizado funciones de mediación entre el sector empresarial navarro y la citada red de extorsión etarra por encargo de otros miembros ya detenidos de la red y, por tanto, formando parte de su estructura.

Sin embargo, el actual director de Diario de Noticias y ex director del clausurado Egin negó cualquier vinculación o colaboración con la red de extorsión de ETA para el impuesto revolucionario y precisó que sus únicas acciones eran tendentes a evitar que los empresarios pagaran a ETA.

Diferencias con Haracorene

Muñoz declaró durante varias horas ante el juez y después mantuvo un careo con otro de los imputados, Jean Pierre Haracorene Camio, con el que mantuvo discrepancias sobre algunos puntos en los que sus versiones iniciales eran contradictorias. Haracorene había implicado a Muñoz en la extorsión de un empresario navarro, Peio Martikorena, fundador de conservas Martiko y propietario de la discoteca La Nuba, de Urdax, que había sido volada por ETA en febrero de este año.

Sin embargo, en el careo, Muñoz mostró mayor firmeza que Haracorene, que incluso llegó a rectificar sus manifestaciones y reconoció que los datos que facilitaba el periodista podrían ser los correctos.

Muñoz está acusado de formar parte de GEZI, y según el auto dictado en su día por el juez Grande-Marlaska, era uno de los "encargados de ponerse en relación con el extorsionado; activar procesos de negociación; articular plazos y vías seguras de pago; entregar recibos; poner en circulación cartas de extorsión, recibiendo en ocasiones el dinero". Pero, ayer, el periodista aseguró que su única intención era evitar que los empresarios pagasen la extorsión. De momento, sigue imputado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de julio de 2006