Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las rebajas moderan la inflación al 3,9% en el mes de junio

Un tercio de la subida de los precios en lo que va de año obedece al petróleo

Los descensos que experimentó el petróleo el mes pasado y el inicio de las rebajas han relajado la evolución anual de los precios. Del 4% que alcanzaba el índice de precios de consumo (IPC) en mayo ha pasado al 3,9% en junio, aunque el encarecimiento de la energía en los últimos días amenaza con descuadrar las cifras en julio. Un tercio de la subida del IPC en lo que va de año obedece al precio del crudo. En el mes, la inflación subió dos décimas por el turismo.

La inflación ha logrado, por primera vez desde marzo, un descenso interanual, que la sitúa por debajo de la barrera del 4% (el doble del límite fijado por el Banco Central Europeo). Los datos que hizo ayer públicos el Instituto Nacional de Estadística muestran que el índice general sigue sometido a los vaivenes del petróleo, aunque la inflación subyacente (elimina los elementos más volátiles, alimentos frescos y energía) se mantiene en el 3%. "Pensamos que no se están produciendo efectos de segunda ronda o, al menos, no se están reflejando", explica Carlos Maravall, experto de Analistas Financieros Internacionales.

La desaceleración de una décima obedece principalmente a que el año pasado se produjo un fuerte aumento del petróleo en junio, que ha contrastado con el descenso mensual de este año (el barril de petróleo brent, de referencia europea, ha caído casi a la mitad). Las subidas de los últimos días no asustan, al menos de momento, al Gobierno. "De estabilizarse en los niveles actuales, podríamos observar una cierta ruptura de ese mantenimiento de la inflación en el 4%", aseguró el secretario de Estado de Economía, David Vegara.

Pese a todo, el IPC subió dos décimas en el mes debido al inicio del verano, que encareció los viajes organizados, los hoteles y los restaurantes. También subieron alimentos frescos como el pollo, el pescado y las patatas. En cuanto a los descensos, el segundo con mayor incidencia después del petróleo fue el de la ropa, fruto de las rebajas de verano.

La brecha con la inflación de la zona euro, una señal de pérdida de competitividad exterior, se situó en 1,5 puntos, una décima menos que en mayo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de julio de 2006