Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condenados los tripulantes de un transporte ilegal de inmigrantes

La Sección de la Audiencia de Cádiz con sede en Algeciras ha condenado a los nueve tripulantes del Menavaa I, el barco localizado en el Estrecho en agosto de 2005 con 131 inmigrantes indios a bordo, a cumplir tres años y nueves meses de prisión. La sentencia fue emitida el pasado 6 de julio y dada a conocer ayer a las partes para que recurran.

Los nueve tripulantes del barco proceden de Senegal, Sierra Leona y Mauritania, y se encuentran en prisión preventiva.

Según la investigación, partieron desde un puerto de Guinea el 11 de julio de 2005 y su intención era trasladar a los inmigrantes, que viajaron en la bodega del viejo pesquero, hasta un puerto europeo del Mediterráneo.

Tras más de un mes de travesía, el barco quedó a la deriva al sufrir una avería a unas tres millas de la costa de Tánger (Marruecos). El capitán, Ndiaye Mamado Paris, de origen senegalés, decidió advertir al centro de Salvamento Marítimo de Tarifa (Cádiz).

El barco fue trasladado hasta Algeciras, donde la Guardia Civil comprobó que, en la bodega, hacinados y sin apenas agua ni alimentos, viajaban 131 personas.

Sarna

Tras las primeras atenciones sanitarias, la mayoría de los inmigrantes fue trasladada hasta el antiguo acuartelamiento de la Era de las Torres, convertido en la actualidad en Centro de Internamiento de Extranjeros por parte del Cuerpo Nacional de Policía. Algunos de los inmigrantes tuvieron que ser trasladados hasta el hospital Punta Europa de Algeciras. Muchos se vieron afectados por un brote de sarna.

Los nueve tripulantes de la vieja embarcación, fueron detenidos y pasaron a disposición judicial a las 72 horas de su detención.

El pasado 27 de junio se inició la vista oral contra éstos, pero distintas circunstancias obligaron a suspender el juicio en reiteradas ocasiones.

Aunque en principio el Ministerio fiscal fijó su petición de condena en ocho años de prisión para los acusados, posteriormente rebajó la misma a dos años. Una petición que fue aceptada por la defensa, que, tras las sesiones preliminares, pidió la libre absolución de los tripulantes del barco negrero al considerar que fueron conducidos hasta el puerto de Algeciras en contra de su voluntad y por la fuerza.

A pesar del acuerdo entre las partes, el Tribunal decidió finalmente no aceptarlo, al considerar probado que los nueve tripulantes del pesquero son culpables de cometer un delito contra los derechos y libertades de los ciudadanos extranjeros, por lo que deberán hacer frente a la condena impuesta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de julio de 2006