Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Londres reitera que Gibraltar sólo puede hacer efectiva su autodeterminación con apoyo de España

El Gobierno británico reiteró ayer su posición de que la nueva Constitución de Gibraltar abre las puertas al derecho de autodeterminación del Peñón, pero lo condiciona al previo visto bueno de España en virtud del artículo 10 del Tratado de Utrecht. Esa Constitución, cuya aprobación depende de que sea ratificada en referéndum por los gibraltareños, fue acordada en marzo por el Gobierno británico y las fuerzas políticas gibraltareñas. España expresó entonces su satisfacción porque el texto pactado no menoscaba los intereses españoles.

Las aclaraciones de Londres las realizó el viceministro para Europa, Geoff Hoon, en respuesta escrita a una pregunta parlamentaria del diputado laborista Lindsay Hoyle. Hoyle, activo defensor de los intereses gibraltareños, preguntaba al Foreign Office si el Gobierno británico "considera que el próximo referéndum en Gibraltar para aprobar la nueva Constitución es un acto de autodeterminación del pueblo de Gibraltar".

Hoon responde, en línea con la posición que ya expresó en marzo el entonces jefe del Foreign Office, Jack Straw, que la Constitución "confirma el derecho de autodeterminación del pueblo gibraltareño", pero el ejercicio de ese derecho se ha de hacer "de acuerdo con la Carta de Naciones Unidas y cualquier otro tratado internacional aplicable". Hoon opina que esos derechos "no están constreñidos" por el Tratado de Utrecht, salvo en virtud del artículo 10, por lo que concluye que "ese derecho sólo podría ser una opción con el consentimiento español".

El ministro ratifica que la Constitución "no disminuye" la soberanía británica sobre el Peñón, y que el Reino Unido retendrá su actual responsabilidad sobre las relaciones exteriores y de defensa de Gibraltar y seguirá siendo "el Estado miembro responsable de Gibraltar ante la Unión Europea". Aunque opina que "ninguno de los territorios de ultramar del Reino Unido deberían seguir en la lista de Naciones Unidas de territorios sin autogobierno", añade que "el Reino Unido no promoverá formalmente la retirada de ninguno de sus territorios de ultramar de la lista de Naciones Unidas".

"Rebaja de las pretensiones"

Fuentes diplomáticas españolas mostraron ayer "tranquilidad" y "satisfacción" porque Londres ha ratificado la posición que mostró en marzo, "impidiendo que los gibraltareños se salten la barrera española". "Los británicos han hecho un análisis frío y calculador y han concluido que no les interesa pelearse con España. La operación gibraltareña tenía truco y el Gobierno británico les ha rebajado las pretensiones", añadieron.

Las mismas fuentes expresaron su convencimiento de que la respuesta de Hoon abre las puertas a la posibilidad de que se llegue a un acuerdo en las negociaciones entre España, el Reino Unido y Gibraltar. El acuerdo podría ultimarse en la reunión de segundo nivel que mantendrán mañana y pasado en Londres. En ese caso podría ratificarse en una reunión a nivel ministerial antes de agosto, en España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de julio de 2006