Educación quiere que se imparta en institutos el nivel avanzado de la Escuela de Idiomas

Los sindicatos y profesores de idiomas rechazan el decreto que integra cuerpos docentes

La Generalitat se propone dar un paso por delante del Gobierno en la aplicación de la nueva Ley Orgánica de Educación (LOE), que el PP rechaza, y se plantea "integrar las enseñanzas especializadas de idiomas a los institutos de secundaria", mediante un nuevo decreto que regularía también la "integración" de los cuerpos de catedráticos de secundaria y de Escuelas Oficiales de Idiomas, sin esperar al desarrollo normativo estatal. El borrador se ha topado con la oposición de los sindicatos y el rechazo de la Federación de Asociaciones de Profesores de Escuelas Oficiales de Idiomas

Los profesores de escuelas de iddiomas rechazan el "modelo de integración de cuerpos y centros" por considerar que "vulnera el marco legal vigente". Se oponen a que profesores de "enseñanzas medias" impartan los "currículos avanzados de idiomas" de las escuelas oficiales.

Aunque la nueva LOE -que comenzará a implantarse el próximo curso de manera gradual hasta su generalización en 2010- prevé cambios en el ingreso y la movilidad entre cuerpos docentes, lo cierto que es que estipula de manera nítida que deberá de hacerse de acuerdo a "un marco común básico de la función pública docente", que es competencia exclusiva del Gobierno.

Pese a ello, el Ejecutivo valenciano ha preparado ya un borrador de decreto autonómico donde interpreta que "el profesorado que imparta las enseñanzas de idiomas deberá pertenecer a los cuerpos de catedráticos o profesores de Escuelas Oficiales de Idiomas o a otros cuerpos docentes del mismo nivel y con la especialidad correspondiente", basándose en la flexibilidad prevista en la LOE y amparándose en un decreto desarrollado bajo las directrices de la anterior ley educativa LOCE, diseñada por el PP.

La consejería considera que la existencia de un Reglamento Orgánico y Funcional de Institutos de Secundaria autoriza a que "en determinados institutos de ESO se impartan algunas de las enseñanzas de régimen especial" mediante la creación de "secciones".

Ante esta iniciativa, los cinco sindicatos de la enseñanza -especialmente STEPV y CC OO- rechazaron en la reunión de la mesa de negociación del 20 de junio la propuesta. El STEPV defendió además que el proyecto de la consejería "ha sido rechazado en los tribunales en otras comunidades autónomas gobernadas por el PP". Vicent Mauri y Joan Pau, del STEPV, explican que "el actual sistema educativo -que incorpora las enseñanzas de los idiomas desde la educación infantil hasta el bachillerato- no tiene necesidad de duplicar enseñanzas, sino de ofrecer la especialización que dan ahora las Escuelas Oficiales de Idiomas".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Por su parte, Luis García Trapiello y Miguel Ángel Verad, de CC OO, reiteran que "no tiene nada que ver el modelo didáctico y pedagógico del inglés que se imparte en un instituto de ESO con el nivel avanzado y la estructura curricular que ofrecen las Escuelas Oficiales de Idiomas".

Una amplia red

El borrador de decreto valenciano se inspira en el capítulo de enseñanzas de régimen especial de la LOE que hace hincapié en la necesidad de disponer de "una amplia red de Escuelas Oficiales de Idiomas" con el objetivo doble de garantizar "la implantación y extensión del las lenguas cooficiales" -como el valenciano aquí- y de "ampliar el conocimiento de las lenguas europeas" en primer lugar y, por razones comerciales y culturales, también las de aquellos países con relaciones potentes.

En la Comunidad Valenciana existen 11 sedes de la Escuela de Idiomas en Alicante, Benidorm, Elche, Torrevieja, Castellón, Valencia, Alzira, Gandía, Quart de Poblet, Sagunto, Utiel y Valencia donde se imparten básicamente alemán, español, francés, inglés, italiano y valenciano, además de la cada vez más creciente demanda de árabe. Existen también extensiones en Benicarló, Burriana, Nules, Onda, Segorbe, Vila-real y Vinarós. Un modelo al que, en principio, los sindicatos no se oponen si se mantiene el compromiso de incrementar la red en las grandes ciudades "como ha sido el caso de Andalucía o Cataluña".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS