Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El dopaje revienta el Tour

Ullrich, Basso y Mancebo, los grandes favoritos, expulsados, igual que Sevilla - El equipo de Saiz, obligado a irse - La organización cree que la actual crisis permitirá una regeneración del ciclismo

La mayor crisis en la historia del ciclismo se consumó ayer en Estrasburgo, donde hoy se inicia el Tour de Francia. Los organizadores de la principal prueba del calendario mundial exigieron a los equipos afectados en la trama de la llamada Operación Puerto, la presunta red de dopaje descubierta en España, que expulsaran a los ciclistas implicados. Tan insólita petición se basaba en las pruebas del sumario judicial, desvelado por EL PAÍS, y remitidas a la organización de la carrera por las autoridades deportivas españolas.

La limpieza no se hizo esperar. El equipo alemán T-Mobile mandó a casa a Jan Ullrich, el gran favorito, y al español Óscar Sevilla. El CSC y el AG2R hicieron lo propio con el italiano Iván Basso, vencedor del Giro de Italia, y otro español, Paco Mancebo, respectivamente. Ullrich, Basso y Mancebo ocuparon los tres primeros lugares de la clasificación del Tour del año pasado, detrás del ganador, Lance Armstrong. Finalmente, le tocó el turno de dejar la carrera al Astaná, el nuevo equipo de Manolo Saiz. Cinco de sus hombres están implicados en la Operación Puerto.

MÁS INFORMACIÓN

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de julio de 2006