Reportaje:

Marejada en la prensa francesa

Los propietarios del diario 'Libération' y del semanario 'Paris-Match' sustituyen por las bravas a los respectivos directores

Los tiempos cambian en la prensa francesa. Los directores de dos publicaciones de prestigio, el periódico Libération y el semanario Paris-Match, han sido despedidos por los propietarios. Como estaba previsto, Serge July, el director y fundador junto a Jean-Paul Sartre del diario parisiense, dejó ayer su puesto tras haber perdido la confianza del accionista mayoritario, el financiero Eduard de Rothschild. Simultáneamente, la redacción del famoso semanario se declaraba en huelga por el despido del su director, Alain Genestar, por la dirección del Hachette-Filipacchi, parte del grupo Lagardere, propietario de la revista.

Si la salida de July ya se daba por descontada, ya que formaba parte de un trato por el que Rothschild acepta inyectar de nuevo capital en Libération, la de Genestar parecía haber quedado en el olvido. Hace casi un año, en agosto de 2005, Paris-Match publicó en su primera página una fotografía de Cecilia Sarkozy, la esposa del ministro de Interior francés, con su nuevo compañero sentimental, el ejecutivo de publicidad Richard Attias, en Nueva York. Era la evidencia de que el matrimonio de uno de los principales candidatos a la presidencia francesa hacía agua.

En puros términos periodísticos, el reportaje fue un éxito absoluto; aquel número vendió 900.000 ejemplares, el doble de su tirada habitual, pero supuso un duro golpe para Sarkozy, tanto a nivel personal como político. En los días siguientes, el ministro de Interior movió hilos. Se sabe que envió un mensaje a su amigo personal Arnaud Lagardere -el patrón del grupo francés- en unos términos que no dejaban duda sobre su percepción de haber sido traicionado.

Los días de Genestar en Paris Match parecían contados. En noviembre de 2005, el propio Lagardere, en un programa de televisión llegó a decir: "Hay alguna gente a la que hay que despedir; creo que algunas veces esto es necesario". Pero el incidente parecía olvidado.

El pasado mes de enero Cecilia y Nicolas Sarkozy protagonizaron un acercamiento. El ministro lo reconoció luciendo orgulloso su alianza. Y hace dos semanas la mujer del político volvía a la sede del ministerio, en la plaza Beauveau de París. Desde entonces la cabeza de Genestar ha vuelto a estar en peligro. Ayer, el portavoz de Sarkozy, Frank Louvrier, desmentía cualquier implicación.

Un portavoz de Hachette, por su parte, explicaba que desde el incidente de agosto de 2005, la "atmósfera" de trabajo en la redacción de Paris-Match no era buena y que su salida era necesaria. En la redacción se pensaba todo lo contrario. "Siempre hemos mantenido buenas relaciones con los políticos", explicaba la subdirectora Catherine Schwaab. "Siempre hemos realizado una cobertura especialmente delicada de sus vidas privadas, y este despido es claramente político, es claramente un asunto de Sarkozy".

Genestar mantuvo ayer silencio, y entre los nombres que se barajaban para sustituirle figura Charles de Villeneuve, director del diario Le Parisien.

En cuanto a Libération, se desconoce el nombre del sustituto de July, aunque se ha mencionado a Edwy Plenel, antiguo director de la redacción de Le Monde. July, de 63 años, ya se había mostrado dispuesto a abandonar la dirección del periódico si con ello despejaba la vía para que Rothschild -que controla el 38,8% del capital- rellenara de nuevo las cajas vacías del rotativo. La sociedad civil que agrupa al personal del periódico controla un 18,6%.

En 2005, las pérdidas de Libération ascendieron a 14 millones de euros. Libération vende algo menos de 140.000 ejemplares diarios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 29 de junio de 2006.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50