Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Un donativo de 29.000 millones

La fundación de Bill Gates recibirá el 85% de la fortuna de Warren Buffett

Warren Buffett, la segunda mayor fortuna del planeta, desveló ayer sus planes para donar la mayor parte de su fortuna personal. El financiero, propietario de Berkshire Hathaway, dará unos 37.400 millones de dólares (29.000 millones de euros) a beneficencia. Su patrimonio se estima en 35.000 millones de euros, de los que el grueso, unos 24.400, irá a parar a la fundación de Bill Gates, el hombre más rico del mundo, y de su esposa, Melinda, íntimos amigos de Buffett desde 1991.

Andrew Carnagie, considerado como el pionero en el mundo de la filantropía, dijo que "quien muere rico, muere desgraciado". Casi nueve décadas después de su muerte, Buffett salta ahora a escena donando el 85% de su fortuna a proyectos relacionados con la lucha contra la pobreza y las enfermedades, la reducción de la mortalidad infantil y la promoción de la educación. La mayor parte de la ingente suma irá a las arcas de la Fundación Gates, la organización filantrópica más importante del mundo, que recibirá unos 24.400 millones de euros, con lo que doblará sus fondos.

Buffett aclara a los inversores que su estado de salud es excelente y que se siente muy bien

"Estamos impresionados por la decisión de nuestro amigo de usar su fortuna para afrontar las mayores desigualdades del mundo", decía el matrimonio Gates. Buffett, al que algunos apodan el oráculo de Omaha, también considera que sus activos serán mejor utilizados si se canalizan a través de la estructura que gestionan el socio fundador de Microsoft y su esposa. El resto se repartirá entre las fundaciones familiares, la de su difunta esposa Susan Thompson Buffett Foundation, y las tres de sus hijos Howard, Susan y Peter Buffett.

La intención de este multimillonario, de 75 años, de canalizar su fortuna a obras de caridad era conocida. Pero la muerte hace dos años de su mujer, Susan, introdujo un matiz importante en su deseo original. Buffett optó entonces por hacer la donación en vida. La suma es colosal si se compara con que el presupuesto anual de Naciones Unidas es de 9.500 millones de euros.

El plan se hace público, además, una semana después de que Bill Gates anunciara que, a partir de 2008, se retirará progresivamente de los negocios corrientes de la compañía informática para poder dedicarse de lleno a la filantropía. Los más de 48.000 millones de euros que gestionará la fundación que lleva el nombre del matrimonio Gates se distanciarán así de los 9.200 que maneja la Ford Foundation, los 6.600 de Lilly Endowment y los 4.300 de la Mellon Foundation.

Como señala el presidente del American Institute of Philanthropy, el regalo de Buffett es "revolucionario", porque permitirá aglutinar recursos para una misma causa. Las donaciones se harán de forma gradual a partir de julio, para evitar que dañen la cotización bursátil de su coloso financiero Berkshire Hathaway, de donde saldrán cinco sextas partes de la donación. El primer año, las cinco fundaciones beneficiarias recibirán un primer desembolso equivalente al 5% del total de la donación, que en años sucesivos será del 5% sobre el valor residual hasta la muerte de Buffett. Es como decir que la Fundación Gates recibirá 1.500 millones anuales.

El generoso empresario se ha cuidado de dejar claro a los inversores que su salud es excelente y que se siente muy bien con lo que está haciendo. Hasta ahora, la acción filantrópica de Buffett se canalizaba a través de la Susan Thompson Buffett Foundation, que el magnate y su esposa crearon hace 40 años y que centra sus actividades en la salud reproductiva, la planificación familiar y la defensa de causas relacionadas con el aborto, junto a la prevención de la proliferación de armas nucleares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de junio de 2006