Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La estadounidense Phelps compra dos mineras por 32.000 millones

La compañía minera estadounidense Phelps Dodge, el tercer productor de cobre del mundo, anunció ayer la compra de sus rivales canadienses Inco y Falconbrigde, en una operación que le llevará a pagar 40.000 millones de dólares (unos 32.000 millones de euros), el mayor desembolso hecho hasta ahora en el sector. Phelps, que se convertirá en la mayor minera en EE UU, se unirá al ranking de las firmas más poderosas del mundo en el sector, que encabezan BHP Billiton, Río Tinto y Anglo American. La operación coincide con un periodo de repunte en el precio de los metales.

Phelps Dodge cuenta en la actualidad con minas en los estados de Arizona y Nuevo México, a los que sumará yacimientos de níquel en Canadá y de cobre en Chile. Esto le permitirá convertirse en el mayor productor de níquel del mundo, por delante de la firma rusa OAO GMK Norilsk. Las tres compañías tendrán una producción anual agregada equivalente a 1,5 millones de toneladas, lo que le elevará al segundo puesto en el escalafón de productores de metales, detrás de la chilena Codelco.

La demanda de níquel es alta en este momento en el mercado, lo que explica que su precio haya subido un 44% en el último año. La operación cuenta ya con el visto bueno de las ejecutivas de las tres compañías mineras, de la que nacerá el mayor grupo de este sector en EE UU, con 40.000 empleados y operaciones de producción en 40 países.

La entidad que surja de la fusión se conocerá como Phelps Dodge Inco y mantendrá su sede en Phoenix. La oferta eclipsa los 13.200 millones que pagó BHP por Billiton, de la que nació la mayor compañía minera del mundo en 2001.

Trámite previo

La operación es compleja y para que pueda completarse debe resolverse un trámite previo. La minera canadiense Inco está inmersa en un proceso de integración con Falconbrige, que debe ser aprobado por la autoridad reguladora europea. Cuando esté culminada esta fase, el negocio de Inco pasará a manos de su rival estadounidense. Los accionistas de Inco recibirán 0,672 títulos de Phelps Dodge y un pago en efectivo de 15,64 dólares. Esto equivale a pagar una prima del 23% a los propietarios de Inco y del 12% para los de Falconbridge, desde la cotización del viernes.

Esta triple alianza tiene otro problema: dos grupos mineros han presentado hace un mes dos ofertas hostiles por las dos firmas canadienses. Teck Cominco, también de Canadá, está interesada por Inco, mientras que la suiza Xstrata quiere hacerse con el 80% del capital que le queda por controlar en Falconbridge. Los suizos podrían utilizar esa participación para bloquear la alianza. Esto explica que la minera estadounidense perdiera ayer un 8,4% de su capitalización bursátil en el NYSE, la mayor caída desde octubre de 2004, a lo que se le suma el hecho de que Phelps Dodge está pagando por Inco y Falconbridge el equivalente a dos veces y medio su propio valor bursátil.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de junio de 2006