CIBER 006 | Alemania 2006

Roberto Carlos, el más infectado

Roberto Carlos es la estrella más infectada del Mundial. Si un internauta quiere poner en la pantalla de su ordenador una foto de este jugador que ha encontrado por la Red, hay un 40% de posibilidades de que junto a la imagen se le incruste en la máquina algún programa espía o malicioso o una publicidad de tonos para móviles que, en principio, parecen gratuitos.

La empresa de antivirus McAfee, una de las más importantes del mundo, ha tenido la paciencia de rastrear Internet para comprobar los códigos maliciosos que arrastra cada futbolista del Mundial(www.siteadvisor.com/surveys/worldcup_june2006.html).

El nivel de infección podría ser un buen barómetro para medir la popularidad de un futbolista, pero los introductores de estas infecciones tienen gustos variopintos porque el jugador más infectado es el angoleño Lama (45,5%), seguido del ecuatoriano Lara (41,7%) y del también angoleño Loco (41,1%). Las posibilidades de contagio con Ronaldinho y Beckham no pasan, sin embargo, del 30%.

Más información
La 'web' de la FIFA ha servido más de 2.500 millones de páginas desde que empezó el Mundial

En esta clasificación figuran once jugadores angoleños, siete brasileños y seis portugueses, lo que quizás, como la policía no es tonta, nos revelaría que los autores de estas infecciones tienen alguna raíz portuguesa. También estas tres selecciones son las más infectadas. España ocupa el séptimo lugar, con un 11,2% de páginas dañinas que invitan a descargar fotografías del equipo. Sólo tres españoles se clasifican entre los 50 más infectados: Fernando Torres y Raúl (ambos, 36,4%), con el mismo porcentaje que Ronaldo, y Antonio López (25%). De las 32 selecciones contendientes sólo la mitad han llamado la atención de los agentes malignos de Internet

Otra empresa dedicada a la seguridad, Panda Software (www.pandasoftware.com), advierte de que hay un virus, el Sixem.A, que se propaga aprovechándose de la curiosidad de la gente. Si le llega un correo electrónico ofreciéndole "un Mundial de fútbol alternativo", en el que aparecen nudistas jugando un partido, no lo abra. De lo contrario, al leer el fichero adjunto, le conectará automáticamente a una web que descarga un gusano que recopila direcciones de correo electrónico del ordenador, que luego utiliza para enviar copias de sí mismo y así aumentar su distribución por todo Internet. El juego sucio, como ven, no se acaba en la cancha. Ojo con Roberto Carlos.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS