Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Uno de cada tres inmigrantes se siente discriminado o ha sufrido agresiones

Una encuesta de la Generalitat pone de manifiesto el aislamiento de la comunidad china

Un tercio de los inmigrantes que viven en Cataluña han sufrido discriminaciones o han sido víctima de agresiones verbales o físicas, concluye un sondeo realizado por el Centro de Estudios de Opinión, el equivalente al CIS a escala autonómica. Por vez primera, una encuesta analiza el perfil de los inmigrantes residentes en Cataluña, concretamente de cuatro colectivos: los de origen marroquí, ecuatoriano, rumano y chino. La comunidad china es la que vive más aislada y que menos interactúa con la población autóctona y el resto de los inmigrantes, asegura el estudio oficial.

La mayoría de los inmigrantes dicen sentirse bien acogidos en Cataluña, aunque un tercio de ellos sostienen haber sufrido discriminaciones por parte de personas desconocidas y en plena calle. La mayoría de estos ataques son agresiones verbales, según la encuesta realizada en invierno por el Centro de Estudios de Opinión (CEO) de la Generalitat a 1.100 inmigrantes. Como precisó ayer el director de este organismo, Gabriel Colomé, los autores del estudio han optado por entrevistar únicamente a inmigrantes marroquíes, chinos, ecuatorianos y rumanos, ya que éstos son los principales países de origen de los nuevos catalanes del siglo XXI.

Pero las discriminaciones no se dan únicamente en el espacio público. También en el trabajo, donde, según el estudio, se originan aproximadamente el 30% del total. Los ecuatorianos son el colectivo que asegura sentirse más discriminado en el trabajo. Así lo certifican el 37% de los encuestados.

La mayoría de los interrogados dicen ser contrarios a actitudes que resten oportunidades a las mujeres, aunque en la práctica la mujer sigue estando discriminada en el ámbito laboral. El sector económico que emplea a más mujeres inmigrantes, muy especialmente las ecuatorianas, es el servicio doméstico: limpieza y atención a niños y personas mayores. La construcción es el sector que emplea a más hombres.

Precariedad laboral

La alta precariedad laboral de los recién llegados es otro de los aspectos que pone de manifiesto el sondeo, ya que el 16% de los encuestados aseguran encontrarse en el paro. Tres de cada cuatro tienen trabajo, aunque la mayoría de sus contratos son temporales. Esta situación explica por qué el 28% de los encuestados dicen temer que la llegada de nuevos inmigrantes pueda perjudicarles.

En el aspecto laboral, los inmigrantes chinos presentan singularidades. La mayoría trabaja por cuenta propia, especialmente en un comercio o restaurante, casi siempre de su propiedad. En cambio, el resto de los colectivos de inmigrantes viven básicamente de sus salarios.

Otra prueba de las particularidades del colectivo chino es que son, por voluntad propia, los menos integrados. Un dato que lo ilustra es que el 10% de ellos no entienden el castellano. Otro factor que contribuye al aislamiento de esta comunidad es que emigran en familia, mientras que en otros colectivos, como el marroquí, vienen hombres jóvenes y cuando ya están asentados llegan esposas e hijos. Como ocurre en otras partes del mundo, los chinos residentes en Cataluña se concentran en determinadas zonas. Barcelona tiene su particular chinatown en las inmediaciones de la calle de Trafalgar y la estación del Norte. El colectivo de origen chino es el único que da un aprobado a la clase política de su país y sus miembros son los más reticentes a manifestar sus preferencias políticas.

El estudio también pregunta a los inmigrantes sobre sus creencias religiosas. La mayoría de ellos dicen ser creyentes y siguen la religión mayoritaria en su país de origen. Son los marroquíes los que afirman que la religión influye más en su vida cotidiana. La encuesta también pone de manifiesto el desconocimiento de la Generalitat -al menos, del CEO- en cuanto al uso de terminología de religiones que no sea la católica. La razón: según el estudio, el 12% de los ecuatorianos son "evangelistas". Ello, en puridad, significa que son autores de los Evangelios, una tarea que sólo corresponde a Mateo, Marcos, Lucas y Juan. El término correcto para definirse a este colectivo es evangélico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de junio de 2006