Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fiesta por un Parque Central sin rascacielos

La Plataforma per Russafa se manifiesta por un entorno verde y exige inversión en el barrio

El barrio de Russafa está pegado al futuro Parque Central de Valencia, pero parte de sus vecinos se sienten muy alejados del proyecto. Consideran que se ha planificado a sus espaldas y temen, una vez más, que el Ayuntamiento olvide sus necesidades. Para reivindicar "un entorno natural en el corazón de la ciudad", libre de cemento, un gran parque sin los rascacielos que prevé el gobierno local del PP, la Plataforma per Russafa organizó ayer una fiesta callejera, con juegos y mago para los niños y velada a ritmo de salsa.

Poco antes de que comenzara a llover, sobre las ocho de la tarde, los vecinos iniciaron un recorrido por algunas calles del barrio con una pancarta en la que exigieron una zona verde "sin torres", y más educación, cultura y deporte para su entorno. Para amenizar la marcha vecinal, acudió a Russafa la Batucada del Centre de Música de Natzaret. Inma Bauset, portavoz de la plataforma, aseguró que "otro barrio es posible" y pidió unidad a los vecinos para apelar a todas las administraciones en defensa del pulmón verde en el centro de la ciudad. "Russafa está abandonada", criticó Bauset, "no queremos que sea pasto de la especulación". La plataforma estudiará un posible recurso judicial contra el plan del Parque Central. Los vecinos también preparan movilizaciones para esta semana en las que exigirán la construcción del colegio de la calle de Puerto Rico, que esperan desde hace varios años mientras asistían al cierre de siete centros.

La tromba de agua sorprendió a los vecinos en plena marcha, pero no ahogó su crítica y defensa de inversiones para el barrio. Su pancarta quedó prendida de la valla de Renfe, donde se construirá el Parque Central.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de junio de 2006