Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:COMER

La cocina andaluza, según Celia Jiménez

EL LAGO, en una urbanización de Marbella, presenta a una joven 'chef' con estrella Michelin

Los méritos profesionales que Celia Jiménez ha acumulado en poco tiempo no han alterado su elegancia personal ni su sencillez de carácter. A sus 30 años y con una estrella Michelin en el bolsillo, dirige las cocinas de este atractivo restaurante que llena todas las noches y se enfrenta a frecuentes listas de espera. Jiménez, una de las pocas españolas que emerge en un mundo tradicionalmente masculino, posee ese discreto talante que suele caracterizar a los alumnos de la escuela malagueña de la Cónsula, algunos de tanta talla como Dani García (Calima, hotel Don Pepe, Marbella) o José Carlos García (El Café de París, Málaga).

Su cocina, moderna, mediterránea y con cierto apego a sus raíces, es un poco naïf, a la vez que bastante etérea. De sus manos salen recetas actuales y de perfiles dietéticos. Tanta es la suavidad de determinados platos que en ocasiones pecan de falta de garra. Para abastecerse de ciertos ingredientes vegetales recurre a una huerta próxima de producción ecológica. Gracias a su red de proveedores monta composiciones de gustos intrigantes, como las vieiras con crema de naranja, cítricos confitados, flores de habas y hojas de mostaza. Otro testimonio de su sentido estético son los lomos de sardinas con aguacate y tomate sobre pan negro. Bastante más resultona es la sopa (crema) de puerros y coco a la lima, con picadillo de conchas finas, pura fusión gastronómica. El desatino llega con las berenjenas rellenas de langostinos y mozzarela al pesto, rollitos coriáceos y desaboridos, donde los mariscos se anulan, y el queso, junto a la propia salsa, que no aportan nada, terminan por rematar el plato. Sin duda, donde esta cocinera alcanza los mayores aciertos es con los pescados del litoral andaluz, urtas, lubina y pez san pedro, que realza de forma acertada. Como muestra, la urta con cebolleta asada y pulpo al limón, trilogía de texturas que, lamentablemente, se perjudica por un pulpo mal cocido, aunque de calidad óptima. Entre las carnes resulta sabroso el cabrito asado con apio y mollejas.

EL LAGO

Urbanización Elviria Hills. Kilómetro 192 de la N-340. Marbella (Málaga). Teléfono 952 83 23 71. Cierra los lunes. Menú, 50 euros. Precio medio, entre 50 y 70. Sardinas con aguacate, tomate y pan negro, 14. Urta con cebolleta y pulpo, 21. Cabrito asado con apio y mollejas, 23. Buñuelos de chocolate con flan de mango, 7,50.

Pan ... 6

Café ... 7,5

Bodega ... 7,5

Aseos ... 8

Ambiente ... 9

Servicio ... 7,5

TERRAZA DE VERANO

EL LAGO se encuentra sobre una suave atalaya desde la que se domina un lago-estanque. Aunque el restaurante sólo abre por las noches, el bar anexo, donde se sirven copas y aperitivos, también trabaja al mediodía. Con buen tiempo, el gran atractivo del lugar es la terraza. Para cenar, o se elige a la carta o se opta por el menú degustación, que por 50 euros (más IVA) incluye cuatro medias raciones y dos postres.El capítulo goloso, que, como el resto de la carta hace gala de gran delicadeza, abunda en composiciones contemporáneas: cremas de frutas, variaciones en torno al chocolate, sorbetes y helados. Postres bajos en azúcar, todos de sabores suaves, en consonancia con el capítulo salado que alcanzan las golosinas de sobremesa. Como ejemplo, el tocino de cielo sobre crema de arroz con leche y sorbete de manzana ácida. En la bodega figuran vinos generosos por copas, grandes espumosos, además de blancos, tintos y rosados de numerosas denominaciones españolas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de junio de 2006

Más información