Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:DORMIR

Versión sureña del 'bed and breakfast'

AFÁN DE RIVERA, un hotel de cinco habitaciones en el casco monumental de Úbeda

Un hotel en el casco monumental de Úbeda entraña gran responsabilidad por parte de quien se arriesga a invertir en su restauración y aprovisionamiento turístico. Y si los muros heredan la ortogonía renacentista reinante a finales del siglo XIV, entonces ya el cuidado en la intervención ha de ser extremo y contenido. Tal parece que haya sido la actitud del arquitecto Eduardo Pla a la hora de cumplir el encargo de acondicionar sin ditirambos estéticos y con la mejor disposición familiar el edificio propiedad de Jorge Pla Vidal, un industrial textil jubilado cuyas energías ha querido reservar para el acomodo hogareño de los viajeros en uno de los callejones milagrosos que Úbeda esconde a la vista, cerca del Ayuntamiento y de su parador. Pla se afana por hacerle grata la estancia al huésped, incluso pasearle en su coche por la ciudad o conducirle hasta el restaurante más recomendable. Porque el Afán de Rivera no es un hotel de estrellas, sino la versión sureña de un bed

AFÁN DE RIVERA

Categoría: 2 estrellas. Calle de Afán de Rivera, 4. Úbeda (Jaén). Teléfono 953 79 19 87, y www.hotelafanderivera.com. Instalaciones: salón de estar, comedor de desayunos con bodega. Habitaciones: 1 individual, 4 dobles; todas con calefacción, aire acondicionado, teléfono, TV satélite, minibar, secador de pelo, habitaciones para no fumadores. Servicios: no hay facilidades para discapacitados, no admite animales domésticos. Precios: todo el año, 120 euros + 7% IVA; desayuno incluido. Tarjetas de crédito: American Express, Diners Club, Eurocard, MasterCard, Visa, 6000.

Arquitectura ... 7

Decoración ... 5

Estado de conservación ... 8

Confortabilidad habitaciones ...6

Aseos ... 3

Ambiente ... 5

Dessayuno ... 8

Atención ... 8

Tranquilidad ... 7

Instalaciones ... 4

& breakfast con apenas cinco habiaciones.

Red 'wi-fi'

Todo aquí es muy reducido. El recibidor, el salón de desayunos, los dormitorios... Las sillas, el espacio del inodoro... Hasta el detalle de las chocolatinas, los vasitos y los frascos de licor ofrecidos como detalle de bienvenida sobre una mesilla igualmente mínima. Funciona la red wi-fi, pero no hay mesa donde trabajar. Con un estilo decorativo mortificante, lleno de volutas y pasamanería de regusto barroco, las estancias reniegan del papel pintado que atenúa el rigor de la piedra vista en las zonas de tránsito y en los baños. Un ruido antipático aflora de los extractores de aire, y, en la habitación Sierra de las Villas, un lampadario prendido del techo amenaza al durmiente con un coscorrón inoportuno. Otras urdimbres de firma artesana satisfarán a los melosos. Camas de pueblo, en madera o hierro, almohadas bordadas, cuadritos y espejos, florituras en mármol, acero y cristal.

Todas las habitaciones llevan el nombre de las montañas colindantes con Úbeda: Sierra Morena, Sierra Mágina, Sierra Segura y Sierra Cazorla, además de la mencionada Sierra de las Villas.

Lo mejor del establecimiento es el desayuno. Un bufé casero servido con tomate, embutidos ibéricos, café y unos bizcochos de plátano y piñones elaborados con aceite por el propio Jorge Pla, que aprendió lo necesario y mucho más en un curso impartido por el gurú de la pastelería de diseño, Paco Torreblanca. Sólo por olerlo merece la pena probarlo.

ALREDEDORES

ÚBEDA MERECE un paseo sosegado por sus plazas, iglesias y palacios de estilo renacentista. El catálogo monumental es denso: Sacra Capilla del Salvador, hospital de Santiago, palacio del marqués de Mancera, palacio de Vázquez de Molina, sede del Ayuntamiento... En mayo y junio se celebra aquí el Festival Internacional de Música y Danza.En Baeza, a sólo 10 kilómetros de Úbeda, no hay que perderse la catedral, el palacio de Jabalquinto y la plaza de los Leones. El disfrute de la naturaleza tampoco requiere ir muy lejos. El parque natural de las Sierras de Cazorla, Segura y las Villas está muy organizado en senderos, miradores, quioscos de tentempiés, casas rurales, hoteles y restaurantes. Imprescindible la visita al nacimiento del río Guadalquivir (www.ubedainteresa.com).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de junio de 2006

Más información