Un conductor con una alta tasa de alcoholemia choca contra ocho coches en una calle de Valencia

La Policía Local detuvo al infractor que, junto a sus dos acompañantes, resultó herido leve

A las 5.15 de ayer, un coche deportivo de gran cilindrada que circulaba al menos a 120 kilómetros por hora, según la Policía Local, y a 170 según los vecinos, chocó contra ocho vehículos en Valencia. El Porsche, modelo 911 turbo descapotable, de color negro recorría la avenida de Baleares cuando se empotró contra otro vehículo aparcado en el cruce con la calle Menorca. Como consecuencia del golpe el Porsche salió rebotado, impactando contra otros siete coches. El conductor, que dio positivo en alcoholemia, y los otros dos ocupantes resultaron heridos leves.

Los vecinos aseguran que el vehículo circulaba a unos 170 kilómetros por hora
El sistema de puntos habría dejado ya sin carné al dueño del Porsche descapotable

A.F.L., conductor y propietario del vehículo deportivo, nacido en Valencia, fue visto por una patrulla de la policía local de Valencia cuando circulaba por la calle de Eugenia Viñes, en el barrio de El Cabanyal, a gran velocidad. Los agentes avisaron por radio indicando la dirección que tomaba el vehículo, la avenida del Puerto. Ninguna unidad salió tras él, simplemente estaban atentas las que patrullaban a esa hora para darle el alto si le veían pasar. A los pocos minutos, otra patrulla observó un vehículo que coincidía con la descripción ofrecida por la patrulla del Marítimo, circulando por la calle J. J. Dómine y girando posteriormente en dirección a la avenida de Juan Verdeguer. Poco después, una tercera patrulla comunicó al resto, a través de la emisora, que el vehículo acababa de tener un accidente en la confluencia de la Avenida de Baleares con la calle de Menorca. El portavoz de la Policía Local explicó ayer: "Los compañeros, cuando recibieron el aviso del accidente, pensaron que iban a por tres fallecidos". El carácter leve de las heridas lleva a la policía a pensar que la velocidad a la que circulaba el Porsche, pese a ser muy elevada difícilmente superaba los 120 kilómetros por hora. Algunos vecinos, sin embargo, opinaron que el vehículo circulaba a unos 170 kilómetros por hora. En el lugar donde se produjo el impacto quedaron a lo largo de 50 metros marcas de la frenada y el derrapaje.

El accidente de la madrugada de ayer, por el que el conductor tendrá que responder penalmente por un supuesto delito contra la seguridad del tráfico, habría supuesto la pérdida de la licencia de conducir si estuviera en vigor el sistema de carné por puntos. De los 12 puntos de partida que un conductor con experiencia tiene, perdería seis por el positivo de alcohol, seis por la conducción temeraria, cuatro por circular a más del doble de la velocidad permitida y otros cuatro por conducción negligente. Perdería 20, más de los que se dan. Eso le obligaría a examinarse de nuevo.

La Policía Local indicó ayer que con las características del accidente ocurrido en la madrugada de ayer, no se recuerda ninguno recientemente, excepción hecha de que en alguna persecución el escapado perdiera el control y chocara contra algo o en el impacto afectara a dos o tres vehículos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El deportivo venía de avenidas grandes y rectas, de madrugada, y la confluencia en la que se produjo el impacto también lo es, aunque algunos metros antes tiene un leve cambio de rasante. El conductor tenía los papeles en regla, el coche estaba a su nombre y no tiene antecedentes, según fuentes policiales.

Los vehículos afectados permanecieron en el lugar hasta bien entrada la mañana. Las grúas privadas, del seguro de cada propietario, fueron las encargadas de moverlos.

Fuentes de tráfico explicaron ayer que el exceso de velocidad en el casco urbano es habitual en tramos de escasa circulación o vías anchas y con visibilidad, especialmente de madrugada y más en las vísperas de fiesta o días próximos al fin de semana. La pauta más habitual es que el accidente afecte solo al vehículo que está cometiendo la infracción o como mucho a dos. Lo habitual es que choquen contra una mediana, un seto, una farola o incluso otro vehículo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS