Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Un ajuste subido de 'ketchup' en H. J. Heinz

Busca reducir gastos y aumentar dividendos con la eliminación de 15 fábricas y 2.700 empleos

La compañía de salsas H. J. Heinz Co., respondiendo a la presión del inversionista multimillonario Nelson Peltz, va a eliminar 2.700 empleos y a cerrar 15 de sus fábricas como parte del plan de la empresa para retornar al crecimiento de los beneficios.

El mayor fabricante de salsa ketchup del mundo [ligado familiar y accionarialmente a Teresa Heinz, esposa del aspirante democrata a la presidencia de EE UU en 2004, el senador democrata John Kerry] ha comunicado en los últimos días que va a reducir sus gastos en 355 millones de dólares, que subirá su dividendo a los inversores de la compañía y que recomprará acciones por 1.000 millones de dólares en los próximos dos años.

Heinz, con sede social en Pittsburgh, rechazó la semana pasada un plan de Trian Fund Management LP, firma propiedad de Peltz, de incrementar sus acciones alrededor de 64%. Heinz informó el viernes de una caída del 19% en los ingresos netos de su cuarto trimestre fiscal hasta los 167,9 millones de dólares, el equivalente a 50 centavos por acción. Es la tercera vez en los últimos cuatro trimestres que bajan las ganancias del fabricante de ketchup.

El grupo, que vende sus salsas en 200 países, planea reducir sus gastos en 355 millones de dólares en dos años

Peltz, segundo mayor accionista de Heinz, instó a la empresa a reducir los costes anuales en 575 millones de dólares y a vender activos.

La propuesta de Heinz "no es tan profunda y considerable como el plan de Nelson Peltz", dice Matt Kaufler, administrador de fondos en Clover Capital Management Inc. en Rochester, Nueva York, que tiene acciones de Heinz entre sus activos por 2.500 millones de dólares.

"Peltz va a seguir presionando" a los gestores de Heinz, agrega el citado administrador de fondos, para que emprendan un plan de saneamiento más drástico.

Heinz, que vende productos en 200 países, planea reducir el coste de los artículos vendidos en 265 millones de dólares y los gastos de ventas, generales y administrativos, en 90 millones de dólares en los próximos dos años.

La compañía dice que los recortes laborales propuestos afectan al 8% de su plantilla y que está evaluando la posibilidad de cerrar o vender cinco plantas adicionales en 2008. La mayoría de las 15 fábricas que va a cerrar y que serán vendidas se hallan situadas fuera de EE UU.

Heinz posee una fábrica en Alfaro (La Rioja) que emplea a 395 personas. La planta, adquirida a Orlando en 1988, centraliza desde 2000 la producción del grupo en España. Responsables de la planta riojana aseguran no tener noticia alguna sobre posibles consecuencias del ajuste anunciado por la matrizensu fábrica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de junio de 2006