Reportaje:

Luis y Pernía hablan por primera vez

El lateral recibió la llamada del técnico a las seis de la mañana en Buenos Aires y hoy se incorpora

El lateral zurdo Mariano Pernía, nacido en Buenos Aires hace 29 años, se despertó sobresaltado ayer a las seis de la mañana en Argentina. "Era la primera vez que hablaba con Luis y la verdad es que no pudimos dialogar mucho", bromea el jugador. Cuando escuchó el teléfono supo que era la llamada esperada. Seis horas más tarde se embarcaba en el aeropuerto bonaerense de Ezeiza rumbo a la concentración de la selección española en Bétera, a 20 kilómetros de Valencia. Allí le espera hoy Luis Aragonés, el seleccionador, para esta misma mañana.

El técnico tiene la esperanza de que este jugador, hijo de jugador, nacionalizado español hace dos meses, le ofrezca una solución táctica en la banda izquierda al tiempo que sustituye a Del Horno, lesionado en el talón de aquiles de la pierna izquierda. El miércoles por la noche la FIFA autorizó a la federación española a efectuar el cambio.

"Para decidirlo me reuní conmigo mismo y mi gente de confianza", explicó el seleccionador
Más información
"Con extremos ganas amplitud y alternativas"

"Traemos un defensa con unas características parecidas a Del Horno", explicó Luis Aragonés ayer. "En nuestro sistema los laterales son importantísimos para ocupar la banda". Interrogado por el motivo del descarte de Capdevilla, el lateral izquierdo del Depor que convocó para la convivencia previa a la llamada definitiva, el técnico admitió que ahora cree que el equipo no necesita tanto un marcador como un jugador capaz de llegar desde atrás. "Defensivamente

puede ser mejor", dijo; "pero necesitamos alguien que ataque más. Me he dado cuenta de que las bandas las van a tener que ocupar los laterales. Para eso Pernía es listo. Sabe subir bien, llega por sorpresa...".

"Conozco a Pernía porque tenemos amigos comunes", aseguró el seleccionador. "Para decidirlo me reuní conmigo mismo y con mis hombres de confianza y llegué a la conclusión de que era lo mejor. Ya se lo he explicado al capitán y a los otros".

Respecto a las discrepancias que ha podido suscitar la llamada de Pernía en el seno de la selección, Luis Aragonés pronunció uno de esos discursos crípticos que le sirven para sembrar la perplejidad en la audiencia y evitar réplicas. "Yo les digo a los jugadores que tenemos que ser verdaderos", dijo; "y para convencer a los jugadores de que tienen que ser verdaderos el primero que debe convencerse de serlo es el entrenador".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS