Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición recibe con escepticismo el programa cultural de Mascarell

El consejero de Cultura, Ferran Mascarell, compareció ayer, a petición propia, ante la comisión de cultura del Parlament para explicar las líneas generales de su programa de gobierno. A lo largo de poco más de una hora, el consejero desgranó la filosofía de su política, los proyectos en marcha que tiene el Departamento de Cultura y las líneas estratégicas con vistas al futuro. Entre ellas anunció que confía en poder presentar "lo más pronto posible" en el Parlament el proyecto de ley de creación del Consejo de las Artes. La circunstancia de que, ante la inminente convocatoria de elecciones anticipadas, se esté ya al final de la legislatura hizo que la oposición acogiera con cierto escepticismo las propuestas de Mascarell.

En opinión de la diputada Carme-Laura Gil, de CiU, "no es razonable" presentar el programa sin tiempo para ponerlo en práctica. También la diputada Marta Llansana, de ERC, que reclamó que las actuaciones futuras se hagan con consenso, comentó la circunstancia de que era la primera y la última comparecencia que hará en esta legislatura. Las dos reprocharon a Mascarell que remitiera el proyecto del Consejo de las Artes al Parlament sabiendo de antemano que no podrá tramitarse en esta legislatura.

Tres temas provocaron polémica. Respecto al Institut Ramon Llull y la presencia catalana en la feria del libro de Francfort, CiU se preguntó si es correcto que una agente literaria, aludiendo a Anna Soler-Pont, sea la comisaria del evento y preguntó si Borja Sitjà, director del festival Grec y de las actividades de la feria, tiene la autorización de la comisión de compatibilidades, asunto que aseguró Mascarell que está solucionado. El PP consideró desproporcionado el presupuesto que se dedica a actividades en relación con el apoyo a las editoriales.

El Archivo de la Corona de Aragón fue otro tema de debate, si bien el protagonismo fue para el tema del litigio por las obras de arte de la Franja. En este sentido, Carme-Laura Gil pidió a Mascarell que aplique la última moción del Parlament que obliga al Gobierno a esperar a que se dirima el litigio sobre la propiedad de las obras. Según Mascarell, "la misión de un consejero es que se aplique la Ley de Patrimonio".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de junio de 2006