_
_
_
_
Entrevista:MAX ADAM | Abogado experto en extranjería

"En Sevilla lograr un permiso de residencia tarda más de un año"

Max Adam (Madrid, 1971) es abogado experto en extranjería y asilo, conocedor de los procesos migratorios en la Unión Europea y creador del servicio de asistencia y orientación jurídica a inmigrantes del Colegio de Abogados de Sevilla. Ha sido uno de los organizadores del congreso sobre el derecho de extranjería que se ha celebrado esta semana en la capital andaluza. Adam es hijo de un haitiano y una sevillana y lleva más de 12 años trabajando para ayudar a los inmigrantes. Dispone de la Medalla de Oro de la Universidad Pablo de Olavide por su "labor meritoria" durante el encierro de inmigrantes que hubo en el campus, en el verano de 2002, para exigir su regularización.

Pregunta. ¿Hay remedio sensato y realista a medio plazo para frenar esta llegada masiva de inmigrantes a España?

"Los inmigrantes requieren que se les oriente para conseguir los papeles"
"El 80% de los extranjeros que delinquen lo hacen por su marginación"
"Hay viviendas sobreocupadas, casos de verdadero hacinamiento"

Respuesta. Creo que no, sobre todo después de ver distintas realidades europeas y observar las diferentes políticas migratorias de los gobiernos. Lo que deberían hacer los gobiernos o las instituciones europeas es realizar algún tipo de plan macroeconómico. Esto no es cosa sólo de uno. La inmigración necesita de consenso.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

P. La mayoría de los que llegan ¿se quedan a pesar de todas las penurias que pueden llegar a padecer?

R. Está claro. Después de hipotecar sus bienes e incluso sus vidas no pueden volver. No se pueden ir de la tierra prometida.

P. ¿Qué atención jurídica necesitan, sobre todo, estas personas?

R. Sobre todo requieren que se les oriente para conseguir los papeles.

P. ¿Cómo responde la Administración? ¿Con cuánto tiempo se están tramitando los expedientes?

R. Hay bastante retraso. Cada día hay más inmigrantes, más peticiones y los mismos funcionarios. Eso significa acumulación de trabajo. En estos momentos hay hasta un año de retraso en Sevilla para lograr un permiso de residencia inicial y otro año para revisar los recursos que presentamos ante los tribunales en la última regularización.

P. Y mientras tanto, ¿qué pasa con el inmigrante?

R. Pues nos encontramos con situaciones insostenibles. Las personas siguen formando parte de la economía sumergida y no tienen posibilidades de entrar en el mercado de trabajo "legal".

P. Y el proceso de renovación de los permisos que se está produciendo en estos días, un año después de esa regularización extraordinaria, ¿está siendo fácil?

R. Está siendo sencillo dentro de la dificultad. Pero se está siendo muy estricto con los que no forman parte de esa regulación automática. Por falta de días, sólo días, de cotización podemos ver a una persona abocada de nuevo a la economía sumergida. Y está pasando lo mismo con ciudadanos que han trabajado en sectores distintos a los que estaban cuando lograron su primer permiso. De esta forma no contribuimos a que las personas sigan un desarrollo normal de sus vidas.

P. La población reclusa inmigrante casi se ha duplicado desde el año 2000. Representan en este momento el 30% del total de la población reclusa que hay en España, según la fiscalía de vigilancia penitenciaria de Sevilla.

R. La marginación y la falta de arraigo les lleva a cometer delitos menores. Me atrevo a decir que en un 80% de los casos son personas que delinquen por su situación de marginación.

P. Los menores, son un caso aparte. ¿Se les está tratando en todas partes como lo que son y con arreglo a la ley?

R. En todas partes no. Recuerdo que la subcomisión de extranjería de la abogacía general está estudiando casos que han podido ocurrir en la Comunidad de Madrid. Hablamos de menores tutelados por la Comunidad de Madrid que han podido ser entregados a la policía en la frontera y no a sus familias.

P. ¿Hay menores malviviendo en las calles de Andalucía?

R. Sí, pero en Sevilla hay pocos o ninguno. Lo que sí existen son niños que están en la calle explotados por sus padres.

P. Por el aeropuerto de Barajas, en Madrid, entra el grueso de la inmigración en España, un 80%.

R. Sí, y quizás ahí está gran parte del problema. Cuando terminan sus tres meses de estancia regular como turistas en nuestro país no se van.

P. Le consta a usted que existan viviendas sobreocupadas por inmigrantes aquí en nuestra comunidad como las de Barcelona.

R. Claro, como en todas partes. No pueden pagan el alquiler y hay casos de verdadero hacinamiento, aunque creo que no es algo generalizado.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_