Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Monòver y Albaida aprueban planes para construir más de 10.000 viviendas y varios campos de golf

El portavoz del Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Monòver (Vinalopó Mitjà), Juan Antonio Biendicho, denunció ayer que el equipo de gobierno, del PP, aprobará al amparo de la extinta LRAU (Ley de Reforma de la Actividad Urbanística) tres planes parciales. "Todo el proceso está viciado y es una barbaridad urbanística todo lo que se pretende construir", dijo el edil. Según el portavoz socialista una de las mercantiles beneficiadas, que es del empresario Enrique Ortiz y que construirá 4.000 viviendas y un campo de golf, Boticaria Golf, tiene como representante legal "a un primo hermano del actual alcalde". Los socialistas exigen que se defina un nuevo PGOU y "se deje de jugar con modificaciones puntuales que son absurdas". El plan parcial de la Zenia norte contempla 517 viviendas y Mayorazgos con 4.000 casas más.

Por su lado, el ayuntamiento de Albaida y la promotora Alternativas de Promoción Económica y Urbana S.A. (Alter) han presentado convenio mediante el cual el consistorio recibirá 1,5 millones de euros "en compensación" por recalificar en urbanizable 2,1 millones de metros cuadrados. En estos terrenos la promotora ha proyectado un PAI (Programa de Actuación Integrada) con una macrourbanización que incluirá un campo de golf de 18 hoyos y un complejo residencial de 3.000 viviendas, mientras que la población tiene poco más de 6.000 habitantes. Además de esta estipulación dineraria, considerada "adicional" en el convenio, el ayuntamiento también recibirá las ganancias procedentes de la venta de terrenos. El alcalde de Albaida, Juan José Beneyto, del PP, mediante una carta dirigida a los vecinos, ha defendido el proyecto afirmando que es "un tren que pasa y que Albaida no debería dejar escapar". Beneyto asegura que esta urbanización proporcionará la creación de 1.500 puestos de trabajo que "supone la diversificación económica para Albaida", localidad con gran dependencia del textil, el cual atraviesa una profunda crisis. El consistorio cree que "con las compensaciones económicas que el ayuntamiento exigiría para la población se podría hacer desaparecer el endeudamiento municipal" y que a su vez "se bajarían los impuestos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de mayo de 2006