Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia suelta una tercera osa en el Pirineo cerca del valle de Aran

El Gobierno francés continúa firme en su política a favor de la reintroducción del oso pardo en el Pirineo, pese a la tenaz oposición de los cazadores, ganaderos y pastores de la zona. El Ministerio de Ecología francés informó ayer de la liberación de una nueva osa eslovena, Hvala, en Arbas, a unos 80 kilómetros de la frontera con la Val d'Aran.

La suelta del animal se ha producido una semana después de que el Consejo de Estado francés autorizase la continuación del programa de repoblación de la especie, cuyo objetivo es duplicar la población de osos en el macizo antes del año 2008. El plan se acordó a raíz de que un cazador matara a la última hembra autóctona, llamada Canelle, en noviembre de 2004.

Se calcula que la cordillera alberga en la actualidad entre 13 y 15 ejemplares, la mayoría machos y descendientes de los osos eslovenos -las hembras Giva y Melba, y el macho Pyros- soltados por Francia hace 10 años. El programa fue un éxito desde el punto de vista biológico, ya que los animales se aclimataron bien al nuevo hábitat y fueron capaces de reproducirse con rapidez.

Hvala, que significa gracias en esloveno, empezó a familiarizarse el martes por la noche con las montañas de Arbas, uno de los cuatro municipios del sur de Francia que han decidido colaborar con las autoridades en el programa de reintroducción de la especie. Esta osa tiene cinco años y pesa 100 kilos.

El pasado sábado, unas 5.000 personas se manifestaron en Bagnères-de-Bigorre contra la decisión de las autoridades francesas de soltar más osos en el Pirineo sin tener en cuenta la opinión de los habitantes de la zona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de mayo de 2006