Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ciudad recupera las salas de cine y tendrá su primer hotel

"Es la mayor inversión que jamás ha recibido el municipio". Con esa contundencia se expresó el alcalde de Santa Coloma, el socialista Bartomeu Muñoz, al valorar el impacto que el proyecto de la Pallaresa tendrá sobre esta localidad del área metropolitana. "Es una obra de enverdagura, que crea ciudad y que tiene un componente social de gran magnitud", insistió Muñoz, que defendió la altura de uno de los edificios de viviendas: "Para ganar espacio, hay que crecer hacia arriba".

La ciudad tiene más de 120.000 habitantes, pero ningún cine. El proyecto paliará este déficit -que se prolonga desde hace dos décadas- ya que prevé la creación de una sala multicines. "Era un empeño personal; la gente podrá ver películas sin necesidad de ir a Barcelona o a Badalona", dijo Muñoz. En una populosa ciudad cuyo territorio está ocupado hasta casi el último milímetro, encontrar alojamiento tampoco es fácil. Hay alguna pensión en el centro, pero ningún hotel. "Por fin tendremos un hotel y de calidad, que dará servicio al municipio y a quienes quieran venir a vernos", explicó Muñoz.

El alcalde destacó la "centralidad" del barrio de la Pallaresa. El proyecto, de hecho, ligará el casco antiguo de Santa Coloma con el parque de Can Zam -que también será objeto de reforma en los próximos años- y el barrio de Singuerlín. Esta zona accidentada es fácil de reconocer para los vehículos que llegan por carretera desde Barcelona, debido a sus edificios de colores (verde y rosa) que se encaraman por la montaña. A juicio de Muñoz, el nuevo espacio también desempeñará un papel central en el área metropolitana: "Está cerca del puerto, del aeropuerto y del Maresme, y a escasos metros de la futura estación de la Sagrera".

Transformación en tres años

Según explicó Muñoz, el proyecto de la Pallaresa será realidad dentro de tres años. También para 2009 está previsto que la ciudad culmine otras dos grandes transformaciones urbanísticas que ahora están en curso. Una de ellas es la transformación del frente fluvial del Besòs. En esta zona, situada junto al campo de fútbol de la Unió Esportiva Gramenet, se están construyendo 400 viviendas de protección oficial para jóvenes. El proyecto prevé dos actuaciones muy similares a las que incluye el de la Pallaresa: una plaza de unos 6.000 metros cuadrados y un aparcamiento con cerca de 600 plazas.

También el centro de la ciudad, caótico en ocasiones para la circulación, experimentará un lavado de cara en tres años. La intención del consistorio es, en primer lugar, vaciar de coches la superficie. Además, se prevé "revitalizar la actividad comercial" del núcleo de la ciudad con la creación de una nueva zona comercial, que irá acompañada de un edificio de vivienda libre. La primera actuación verá la luz, según Muñoz, dentro de un mes y medio, cuando se inaugure la nueva y espaciosa Rambla de Sant Sebastià.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de mayo de 2006