Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Bono, director por un día

El cantante de U2 expone en 'The Independent' su inquietud por África

"Un día sin noticias". Bono no tardó en soltar su bomba. El músico y activista irlandés ejercía ayer de director invitado del diario británico The Independent y varios periodistas enmudecieron al escuchar su primera propuesta. "No quiero ninguna información en la portada. Me encantaría ver la página en blanco cruzada por un titular simple: Un día sin noticias", sugirió en la primera reunión de la jornada, a las 10.30. "¿Qué pensáis? ¿Es muy arriesgado?", añadió.

Cinco minutos de silencio en radio es probablemente el equivalente más próximo a una portada en blanco, pero el líder de U2 peleó su inusual sugerencia con gran autoridad. Quería impactar al lector, provocarle con una información real y concreta sobre la situación de la población africana. A pie de página deseaba ver los nombres de todas las personas que ayer fallecieron de sida en África.

El músico irlandés asumió las riendas del diario londinense en apoyo de una campaña contra el sida

"Identificar a las víctimas con nombres y apellidos les brinda dignidad. Pidamos a los hospitales listas de fallecidos... evitemos los números abstractos", animó a la veintena de periodistas. "Es un titular brillante", corroboró el director real, Simon Kelner. En pocas ocasiones, tantos profesionales habían acudido a la cita matutina con la dirección de The Independent. Por la tarde, el despacho se abarrotó de nuevo, con las cámaras de la BBC.

Kelner cedió ayer a Bono las riendas en apoyo de Product Red, iniciativa internacional para encauzar fondos privados contra el sida, la tuberculosis y la malaria en África. "Bono se lo está tomando muy en serio. Es inteligente, con ideas interesantes y una perspectiva singular de la coyuntura mundial", defendió por la mañana el director. Alrededor, el ambiente estaba alterado. "No dejéis escapar nada importante sobre África", advirtió el redactor jefe de Internacional, Leonard Doyle.

Textos, gráficos, fotos. Bono había hecho los deberes antes de personarse. Y se centró sólo en África. Insistió, sí, en publicar una entrevista con la ministra nigeriana de Hacienda, Ngozi Okonjo-Iweala, que, explicó, "lidera el movimiento anticorrupción en África". Quiso contrarrestar los disturbios en las prisiones brasileñas con estadísticas sobre la realidad del sistema penal británico. Y, coincidiendo con la visita privada de Hugo Chávez a Londres, recabó un reportaje sobre el presidente venezolano desde una perspectiva humana. La continua crisis de los inmigrantes que huyen hacia Europa también tuvo eco en la edición especial del músico irlandés.

"Es realista y con una peculiar manera de razonar. Comenta los temas con el habla de la calle, del pub, pero controla los detalles de cada historia", explica el también irlandés redactor jefe de Internacional.

El periódico fue tomando forma, con Bono claudicando en algunas páginas e imponiendo su visión en otras. Y, entretanto, demostrando picardía. "Voy a escribir una canción", dijo de un reportaje sobre los kurdos en la línea de disputa entre Irán y el Irak invadido por EE UU. "La titularé Sin más amigos que las montañas".

Bono sembró la envidia con sus impecables contactos. En vísperas de la final de la Liga de Campeones, la sección de Deportes preparaba una entrevista colectiva con los jugadores del Arsenal. Ningún periodista había logrado hablar individualmente con la estrella del equipo, Thierry Henry. "Lo bueno de ser un rockero es que todo el mundo quiere darte su móvil", les dijo un sorprendido Bono.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de mayo de 2006