Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal ve infracción de ley y de precepto constitucional en la sentencia del 'caso Bono'

La vicepresidenta asegura que los hechos y su calificación no corresponden a lo ocurrido

La Fiscalía de Madrid ha anunciado la interposición de un recurso de casación ante el Tribunal Supremo contra la sentencia de la Sección 16 de la Audiencia Provincial que condenó a tres policías a penas de tres y cinco años de cárcel por la detención de dos militantes del PP presentes en la manifestación en la que presuntamente fue agredido el entonces ministro de Defensa, José Bono. La vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, aseguró ayer que "ni los hechos ni la calificación jurídica de los mismos se corresponden con lo ocurrido".

La Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Madrid puso ayer en marcha el mecanismo para recurrir en casación ante la Sala de lo Penal del Supremo la sentencia del caso Bono, para lo cual anunció ante la Sección 16 de la Audiencia la preparación del recurso. La fiscalía remitirá ahora un borrador del mencionado recurso a la Fiscalía del Supremo, que es la competente para preparar e interponer todos los recursos de casación ante el alto tribunal.

Tras analizar la sentencia, la Fiscalía de Madrid ha considerado que la misma no es ajustada a derecho y fundamentará su recurso en la existencia de infracción de ley y de precepto constitucional por el tribunal que juzgó los hechos y que presidió el magistrado Miguel Hidalgo.

En el primero de los motivos, la fiscalía aprecia infracción de ley por aplicación indebida de los artículos 167 (detención ilegal), 390.1. 3º y 4º (falsedad en documento público) y 172 (coacciones), del Código Penal. En suma, la fiscalía entiende, pese al contenido de la sentencia, que no ha quedado acreditado que la conducta de los acusados haya sido constitutiva de los delitos de detención ilegal, falsedad documental y coacciones por los que han sido condenados.

Según fuentes fiscales, el ministerio público combatirá el delito de detención ilegal, construido por el tribunal sobre la base de que no hubo agresión al ministro José Bono, cuando la propia sentencia señala que hubo intentos de agresión y zarandeos, lo cual constituye un delito de atentado.

También aprecia infracción de ley por error de hecho en la apreciación de las pruebas, concretamente, por no haberse reproducido fielmente los autos del juzgado número 42, que declaró que hubo agresión o intento de agresión a Bono, pero que no quedó acreditado que los militantes el PP Isidoro Barrios y María Antonia de la Cruz participasen en la misma.

La fiscalía también alegará la infracción del principio constitucional de presunción de inocencia y del principio acusatorio, porque en la instrucción no se contempló el delito de coacciones respecto de hechos que después recoge la sentencia.

Actuación profesional

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, dijo ayer, tras el Consejo de Ministros, que el Servicio Jurídico del Estado recurrirá porque "ni los hechos ni la calificación jurídica de los hechos se corresponden con lo ocurrido". También enfatizó que no hubo ninguna instrucción política en la actuación policial. "Ha habido una actuación profesional, y sobre esa actuación profesional hay una decisión judicial de la que discrepamos", precisó.

La vicepresidenta calificó de "muy grave" la bronca que el PP montó el jueves pasado en el Congreso de los Diputados contra el ministro de Defensa, José Antonio Alonso, y mostró su esperanza de que "para el PP haya sido la gota que desborda el vaso de la irresponsabilidad".

Por su parte, Alonso descartó ayer presentar la dimisión, como reclama el PP, y atribuyó el escándalo protagonizado en el Congreso por los diputados del Grupo Popular a su "debilidad política".

"Yo fui al Parlamento a trabajar por y para mi país y me encontré con una bronca monumental que me resulta difícilmente calificable y que, en todo caso, retrata a quien la promovió", declaró Alonso tras despedir a los soldados que partían hacia Afganistán desde el aeropuerto de Barajas de Madrid.

"Estoy dispuesto a trabajar con toda la firmeza y toda la determinación como ministro de Defensa, como antes lo hice como ministro del Interior, con absoluta honestidad", agregó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de mayo de 2006