Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

De la Rúa rechaza el Consejo Autonómico de Justicia y los juzgados de proximidad

El presidente del TSJ defiende la pervivencia de las salas de Gobierno

Juan Luis de la Rúa, presidente del Tribunal Superior de Justicia (TSJ), rechazó ayer la puesta en marcha de los Consejos Autonómicos de Justicia, recogidos en el Estatut y previstos en la reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial, así como de los juzgados de proximidad. De la Rúa defendió la existencia de las salas de gobierno de los tribunales superiores y se manifestó contrario a que se incorporen personas ajenas al mundo de la judicatura, alertando del riesgo de politización de las decisiones que a su juicio en ese modelo se puede producir.

El presidente del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana, Juan Luis de la Rúa, rechazó ayer la creación de los Consejos Autonómicos de Justicia (recogido en el Estatut de Autonomía) y de los Juzgados de Proximidad, ambos previstos en el proyecto de reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial, ya que, en su opinión, crearían desigualdades y politizarían la Justicia. Según explica en la memoria del TSJ, presentada ayer, "ni unos ni otros" contribuirían a conseguir "una mejora en la gestión de la Administración de Justicia". Sobre los Consejos Autonómicos de Justicia, De la Rúa afirmó que "la supresión de las salas de gobierno" de los Tribunales Superiores de Justicia "no tiene ningún sentido", porque "si hay algún órgano al que se le reconoce su buen funcionamiento, es precisamente este".

El presidente del TSJ manifestó su incomprensión sobre la incorporación "de una serie de señores, que además no tienen que estar relacionados con la Justicia, con lo que se pretende introducir una mayor politización de la Justicia". Y defendió la capacidad de los jueces para gobernarse. Por ello, consideró que "no tiene sentido que desaparezcan las salas de Gobierno y que se les convierta en consejos que, como únicas competencias de más, tendrán la finalidad de elaborar informes de forma genérica. Se pretende complicar y hacer más dificultoso el desarrollo que las salas tienen encomendado, con el consiguiente e indudable reflejo negativo en la gestión de la Justicia", señala la memoria.

El presidente del TSJ repasó los datos de la actividad judicial de 2005, con especial atención a los juzgados de Violencia sobre la Mujer, que resolvieron 5.920 asuntos, dictaron 2.150 órdenes de protección, 4.959 medidas penales y 1.007 medidas civiles. En la exposición, defendió la creación de juzgados comarcales de violencia para desbloquear la saturación existente.

Los jueces valencianos recibieron el pasado año 681.027 nuevos asuntos penales en los juzgados de instrucción. El conjunto de oficinas judiciales acumula una pendencia de 159.894 sentencias en fase de ejecución (un 14% más que en el año anterior). El presidente del TSJ resaltó la actividad de los juzgados de Menores (con un descenso del 6,67% en Alicante y del 3,82% en Valencia mientras en Castellón se registró en 2005 un aumento del 15,38%).

Al margen de la polémica

El presidente del Tribunal Superior de Justicia (TSJ), Juan Luis de la Rúa, aseguró ayer que no puede preocuparse por las relaciones entre el Consell, la Fiscalía y el Colegio de Abogados de Valencia, y dijo que "cada cual cargue con sus responsabilidades".

De la Rúa evitó así tomar posición sobre las críticas que el decano del Colegio de Abogados, Fernando Alandete, realizó la pasada semana al gobierno de la Generalitat por su falta de sensibilidad en los servicios asistenciales de los letrados y sobre las acusaciones del consejero de Justicia, Miguel Peralta, hacia el fiscal jefe, Ricard Cabedo, por lo que entiende el Consell que es una alianza con la oposición socialista que demuestra "parcialidad".

De la Rúa se desmarcó y explicó que su cometido es "trabajar por la Justicia", y que "institucionalmente" no puede pronunciarse "en ningún sentido por esas materias". Y agregó: "No me puedo preocupar de la Fiscalía, porque para eso tiene su fiscal jefe [en referencia a Cabedo]. No me puedo preocupar del Colegio de Abogados, porque para eso tienen su decano [Fernando Alandete], y tampoco puedo preocuparme de la política del Consell, ya que para eso tienen su gobierno", afirmó. De la Rúa afirmó que "cada cual cargue con sus responsabilidades".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de mayo de 2006

Más información