Reportaje:COYUNTURA INTERNACIONAL

Pendientes de la inflación

Australia sube los tipos de interés por primera vez en 14 meses

La economía australiana continuará este año creciendo a tasas cercanas al 2,5%, gracias a las exportaciones del sector minero. El principal peligro para uno de los referentes españoles en el mercado de Asia-Pacífico sigue siendo su elevada tasa de inflación, que rondará el 3% este curso. El Banco Central local ha aumentado los tipos un cuarto de punto por primera vez en 14 meses.

España se sitúa entre los 20 socios más importantes para el país oceánico: los intercambios se han duplicado en los últimos cinco años
La economía australiana seguirá creciendo durante este año en tasas cercanas al 2,5% gracias a las exportaciones del sector minero

Los pronósticos oficiales indican que la economía de Australia continuará con el ritmo de crecimiento registrado durante los últimos tres años. La última estimación del Banco Central local elevó las previsiones de alza en el PIB, desde un 2,75% hasta un 3%, para este año, mientras que en 2007, la tasa podría elevarse hasta un 3,5%. El Fondo Monetario Internacional (FMI) también ha situado las expectativas de crecimiento en el 3% para este año. Australia creció un 2,5% durante 2005.

La favorable evolución de la industria minera, junto a una positiva marcha de las exportaciones y la inversión extranjera, volverán a tirar del carro de la economía australiana. Los últimos datos recogidos por la OCDE indican que los envíos al exterior crecerán un 6,5% este año, y que se elevarán hasta un 8% en 2007. La formación de capital crecerá un 6,7% este curso, y otro 7,2% en el próximo año.

Un referente español

Precisamente, el comercio exterior es uno de los puntos en común con la economía española. Australia es uno de los referentes españoles en el mercado de Asia- Pacífico, un área que representa menos del 10% del total de las inversiones totales de capital español. España además está entre los 20 socios comerciales más importantes para el país oceánico y los intercambios se han duplicado en los últimos cinco años.

Pero el principal problema de la economía australiana es su elevada tasa de inflación. En un país acostumbrado a registros del 2% preocupan los resultados del último trimestre, que dan cuenta de un alza de los precios del 3%, dos décimas más que en el periodo octubre-diciembre del año pasado. Los principales responsables de este alza han sido el crecimiento en las tarifas de los transportes, la educación, la comida y los servicios de salud, por encima del 4% de alza interanual.

Las previsiones señalan que es bastante improbable que la inflación baje del 2,9% antes de cerrar el año, debido al rígido mercado laboral, las fuertes presiones de los precios y los costes de la energía. Es más, estos factores sumados a vaivenes de la economía exterior, podrían elevar los precios más allá de la meta impuesta por el Banco Central, que ha situado su límite en una horquilla del 2%-3%. Si las condiciones internacionales se mantienen, el índice de precios debería cerrar un 2,6% en 2007.

Dinero más caro

Para evitar cualquier incertidumbre, el Banco Central australiano ha decidido elevar sus tipos de interés por primera vez en 14 meses. En su última reunión de política monetaria, el instituto emisor aumentó en un cuarto de punto la tasa hasta un 5,75%. El objetivo es frenar las elevadas tasas de consumo doméstico y exterior impulsadas por una tasa de desempleo del 5%, una cifra históricamente baja. La demanda doméstica crecerá un 3,9% este año y un 4,1% en 2007.

Estas actuaciones están en la línea de las sugerencias de la OCDE, que ha señalado que es necesaria una política monetaria flexible que prevenga eventuales alzas en los precios de la energía. Esta estabilización podría verse impulsada por la favorable coyuntura fiscal del Estado australiano. Desde 2003, el promedio de superávit fiscal ha llegado al 0,9%, una cifra que se podría elevar hasta el 1% durante los próximos tres cursos. La deuda pública no supera actualmente el 18%, cinco puntos menos que durante el año 2000.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS