Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Una reforma urbana polémica

El problema no son los árboles, sino el tráfico

Seis arquitectos y urbanistas creen que al proyecto del eje Prado-Recoletos le falta debate, consenso y un estudio de movilidad

Los seis arquitectos y urbanistas consultados por EL PAÍS sobre la reforma que proponen Álvaro Siza y Juan Miguel Hernández de León para el eje Prado-Recoletos coinciden en que el problema del proyecto no son los árboles, como denuncia Carmen Cervera, viuda del barón Thyssen, sino la falta de solución para el tráfico de la zona. Todos coinciden en que falta un estudio para saber cómo afectará a las calles limítrofes el cambio de los viales.

No obstante, según los expertos, los árboles son parte de la esencia de esta zona de la ciudad y "deben ser preservados". "El paseo del Prado es la parte más emblemática de la ciudad", dicen. También están de acuerdo todos en resaltar la categoría profesional del equipo de arquitectos que va a acometer la obra.

"Falta un estudio de movilidad de la zona" Fernando Prats

"El Prado es la parte más importante de Madrid, es un símbolo y eso obliga mucho", dice Fernando Prats, arquitecto y urbanista. "Por eso, cualquier actuación que se haga allí tiene que ser sin precipitación. Hace falta debate y consenso, ya que en un proyecto como éste no se puede fallar. La operación debe tener una visión integral que satisfaga a todos".

Prats lleva mucho tiempo defendiendo la idea de que a Madrid le falta un modelo de ciudad, que las autoridades actúan a impulsos. "En esta operación no se ha reformulado a fondo el modelo de movilidad de esta ciudad. Y ése es un gran error. La solución que se da al tráfico en el proyecto municipal no me parece la correcta. Es muy importante que se recupere el paseo central para el peatón, pero estoy en contra de cualquier proyecto que conlleve mover o prescindir de árboles como los que hay en ese paseo. Los autores del proyecto son grandes profesionales y espero que el resultado final sea el acertado".

"El proyecto me parece solvente"

Carlos Hernández Pezzi

"El proyecto me parece solvente. Fue objeto de un consenso difícil. La calidad de los arquitectos que los firman es conocida. Creo que va a favor de la sostenibilidad. Y me sorprende la polémica que se ha levantado ahora", asegura Carlos Hernández Pezzi, presidente del Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos de España.

Hernández Pezzi valora que la remodelación del eje Prado-Recoletos ensanche las aceras, pero se muestra preocupado con que se toquen algunos árboles. "Yo estoy en contra de las obras faraónicas de Gallardón, pero Siza y Hernández de León me merecen toda garantía".

"Es un error llevar el tráfico a las casas"

Ricardo Aroca

El decano del Colegio de Arquitectos de Madrid, Ricardo Aroca, se presentó al concurso para remodelar el eje Prado-Recoletos. "Formé parte de uno de los tres proyectos que se estudiaron. Yo no estoy de acuerdo con el que ganó. Me parece un error llevar el tráfico a la zona donde están las casas, donde está el museo y el Banco de España. Los coches sólo deberían pasar por el centro. Lo que proponen los autores del proyecto no es la solución, ya que en esa zona hay una congestión de coches terrible. El túnel del que se ha hablado tampoco me parece la solución", explica.

A Aroca, además de los problemas del tráfico que en su opinión conllevará la remodelación, le preocupa la afectación que sufrirán los árboles del paseo. "También las esculturas que se moverán de su emplazamiento, sobre todo la fuente de Apolo", concluye.

"Reducirá el tráfico en un eje muy importante"

Alfonso Vegara

Según el arquitecto Alfonso Vegara, el proyecto para remodelar el paseo del Prado debe acometerse con mucha delicadeza. "La polémica de los árboles es exagerada. Hay acacias que no tienen gran valor, pero sí castaños que hay que proteger. En líneas generales, creo que el plan es muy respetuoso para Madrid porque va a reducir el tráfico en el eje por excelencia de la ciudad, que es éste. Siza y Hernández de León han hecho un buen proyecto, un proyecto blando".

Vegara alaba la propuesta de que el tráfico se traslade a los laterales del paseo. "Son zonas más permeables para el tráfico. El plan es muy valiente porque reducirá la movilidad de esta zona, aunque no sé de qué manera se va a compaginar con la remodelación de la M-30, que, diga lo que diga el alcalde Alberto Ruiz-Gallardón, va a permitir que entren cada día más coches en la ciudad".

"No es la solución para este paseo"

Francisco Fernández-Longoria

El paseo del Prado es también, según Francisco Fernández-Longoria, una de las zonas emblemáticas de la ciudad. Este arquitecto, que presume de ser un gran conocedor de la zona, pensó presentarse al concurso cuando lo convocó el anterior alcalde, José María Álvarez del Manzano. "Pero al final desistí. Reformar un paseo como éste pasa por hacer un diseño urbano de todo el entorno. No consiste sólo en ensanchar aceras y mover árboles", señala. "Con Gallardón, la situación no ha cambiado: convoca concursos con arquitectos de renombre y luego no se sabe muy bien qué va a pasar con estos proyectos. Ahí está, por ejemplo, el caso de la calle de Serrano, en que se adjudicó el concurso y no se sabe si se hará".

Y añade: "Los árboles no hay que cortarlos, pero no creo que éste sea el problema del proyecto elaborado por el equipo Trajineros. El problema es que no se puede tomar una parte de la ciudad y decir: vamos a cambiarla. Estas remodelaciones deben ser algo más profundas".

"Un árbol es un elemento de cultura"

Blanca Lleó

Según Blanca Lleó, "un árbol es un elemento de cultura que merece todo el cuidado". La arquitecta asegura que en este proyecto que impulsa el Ayuntamiento de Madrid ha faltado debate político y vecinal. "La ciudad es de los ciudadanos y son ellos quienes deben decidir qué hacer con sus calles, no los arquitectos", advierte.

"Álvaro Siza y Juan Miguel Hernández de León son grandes arquitectos, pero a veces me pregunto: ¿Para qué es necesario mover las cosas, para luego dejarlo todo igual? ¿Qué sentido tiene, por ejemplo, mover las estatuas de lugar? A veces los problemas no existen, sino que se crean para justificar las obras", añade.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de mayo de 2006