Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cinco departamentos de la Generalitat se implican en la Ley de Barrios

Las nuevas actuaciones tienen un marcado carácter social

Cinco departamentos de la Generalitat sumarán esfuerzos para impulsar programas de atención a los residentes en los 60 barrios de toda Cataluña beneficiarios de las ayudas de la Ley de Barrios. Además de las reformas urbanísticas que ya llevan a cabo el Departamento de Política Territorial y los ayuntamientos, los titulares de Medio Ambiente y Vivienda, Salud, Trabajo e Industria y Bienestar y Familia presentaron ayer en un acto en L'Hospitalet encabezado por el presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, las actuaciones complementarias de marcado carácter social que se integrarán en los proyectos en marcha.

Las nuevas iniciativas van encaminadas a asegurar la atención sanitaria de todos los habitantes del barrio, la rehabilitación del parque de viviendas, la inserción laboral, la convivencia y la integración. Las zonas que se han beneficiado de las ayudas de la Generalitat tienen como denominador común un elevado índice de inmigración, el envejecimiento de la población, la degradación de las viviendas y la falta de servicios. "La Ley de Barrios es la respuesta para reforzar la integración social en los municipios", afirmó ayer Pasqual Maragall.

Para ello, la consejera de Salud, Marina Geli, anunció que se llevará a cabo una "discriminación positiva", mediante la búsqueda de las personas que no pueden acceder a la atención médica, bien porque viven solas y no pueden desplazarse o bien porque se encuentran alejadas del funcionamiento del sistema sanitario. Entre las medidas que se aplicarán, Geli destacó la incorporación de 31 nuevos profesionales entre personal médico y de enfermería en estas zonas, la formación de madres adolescentes, la prevención de la violencia familiar, de enfermedades de transmisión sexual y de drogodependencias.

Por su parte, Medio Ambiente y Vivienda invertirá 30 millones de euros en programas de rehabilitación de edificios, supresión de barreras arquitectónicas y la instalación de ascensores. Además de continuar con la reforma de los edificios públicos y con patologías graves, el titular del departamento, Francesc Baltasar, se comprometió a realizar nuevas promociones de viviendas públicas para jóvenes y mayores, siguiendo el proyecto de la Ley de Acceso a la Vivienda, en respuesta a "la preocupación más importante de los ciudadanos".

El consejero de Trabajo, Jordi Valls, destacó que la actividad económica de los barrios que participan en el programa "es débil" y sus residentes suelen tener una calificación profesional baja. En respuesta a este hecho, afirmó que su departamento fomentará planes de ocupación y dará trabajo a ciudadanos en paro y en situación de riesgo de exclusión social mediante la realización de obras y servicios. Las actuaciones, con un presupuesto de 9,3 millones de euros, formarán parte de un programa piloto que se centrará en los 13 barrios que recibieron ayudas en la primera convocatoria de la ley.

El Departamento de Bienestar y Familia, como explicó su titular, Anna Simó, aplicará planes de integración social y cohesión de los barrios, poniendo especial énfasis en la inmigración, con el objetivo de asegurar la participación de todos los agentes que conviven en el espacio. La Administración ha duplicado la inversión con el fin de destinar 4,5 millones de euros anuales hasta 2008 a estos objetivos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de abril de 2006