Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un imaginario norteamericano

LAS FOTOGRAFÍAS de Gregory Crewdson parecen condensar en una instantánea toda una serie de inquietudes presentes en la actual cultura norteamericana, y que son rastreables en la literatura, el cine y algunas series de televisión. Él mismo, al declarar sus influencias y conexiones, deja ver esa amalgama cultural que está en la base de su trabajo: desde el E.T. de Spielberg hasta Vértigo de Hitchcock (su película favorita), pasando por David Lynch o David Cronenberg; los relatos de John Cheever o Raymond Carver; los personajes solitarios de Edward Hopper y la fotografía documental americana desde Walker Evans hasta Eggleston, pasando por Winogrand, Joel Sternfeld o Stephen Shore. Como puede verse, una estrecha mezcla entre la disección de lo cotidiano y el gusto por los sueños y las visiones enigmáticas. A partir de ese cóctel, Crewdson ha creado un mundo que conecta a un mismo tiempo la tradición vernacular americana, la cultura popular y el gusto actual de cierto cine y literatura por las familias desestructuradas y los personajes al borde del abismo que funcionan como metáfora de una realidad social y afectiva desequilibrada. Un imaginario que conecta el universo de cierto cine independiente americano, Todd Solondz (Happiness), Paul Thomas Anderson (Magnolia) o American Beauty, con series de televisión como Expediente X o A dos metros bajo tierra (serie para la que realizó una extraordinaria foto promocional) o la literatura de Rick Moody, A. M. Homes o Joyce Carol Oates.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de abril de 2006