Reportaje:

Relevado el juez del plan de salvación del Las Palmas

El propio magistrado pidió a la Audiencia que tomara esa medida

La Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Las Palmas aprobó ayer la abstención que solicitó Juan José Cobo Plana en el procedimiento concursal de la UD Las Palmas, SAD, por "una innegable presión y tensión que en los últimos días se ha vuelto imposible de soportar". De esta forma, el magistrado del Juzgado de lo Mercantil que ha capitaneado un proceso que pretende la salvación del club se aparta en beneficio de su colega Cosme Antonio López Rodríguez. Su sustituto abandonó Gran Canaria el mismo día que se dio a conocer extraoficialmente su nombre y se despidió de sus compañeros en el Juzgado número 14 de Primera Instancia "hasta el próximo lunes". Ayer fue imposible establecer contacto con él.

El "entusiasmo desmesurado" de Cobo por el club mermaría, dice el auto, las garantías de "imparcialidad"

La decisión de Cobo tiene otra vertiente. Argumentaba que también pretendía "despejar cualquier duda sobre la objetividad e imparcialidad que debe imperar en la emisión de resoluciones judiciales", prueba de que le han hecho mella las críticas por la exhibición de su afinidad hacia el club.

En el auto que firma el juez Víctor Caba, en el que se admite la solicitud de abstención, se explica que un juez "debe ser y parecer imparcial". Prosigue el escrito constatando la "profunda simpatía" de Cobo "hacia la UD Las Palmas (...) con reiteradas muestras públicas de entusiasmo desmesurado hacia los colores del equipo o afecto amarillo (v. g. vistiendo su camiseta en el estadio)". El auto entiende que esta actitud "produce o puede producir una merma de las garantías subjetivas de imparcialidad que exigen la discreción y el distanciamiento del juez con respecto al objeto y a los sujetos del litigio haciendo dudar (...) de la necesaria imparcialidad que ha de ostentar y mostrar respecto a todas las partes".

El juez que desafió a la Federación Española con un embargo por 72 millones de euros si no se reactivaban los servicios federativos, suspendidos mientras no se liquidara a David Amaral, el entrenador al que sustituyó Carlos Sánchez Aguiar la temporada pasada, ha dicho adiós a este proceso concursal.

La ley dota al juez de unos poderes extraordinarios con el fin de salvar a las empresas concursadas y que los acreedores cobren. Sus actuaciones públicas en pro de la salvación de la Unión Deportiva le ha erigido en héroe popular de los aficionados, pero su relevo, pedido por él mismo, ha sido consecuencia de una espiral de afecto que superó lo prudente.

Su sustituto, Cosme López, aún no ha tenido comunicación oficial del nombramiento. El lunes deberá decidir si levanta el embargo contra 41 ex consejeros de la UD Las Palmas de hasta 83 millones de euros para cada uno y si se aprueba un aplazamiento de 60 días para el pago de 21 millones, la deuda resultante tras el convenio de acreedores.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS