Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Al Zawahiri consideró el atentado de Madrid un ilustre precedente del de Londres

El número dos de Al Qaeda, el egipcio Ayman Al Zawahiri, ha asumido públicamente el 11-M para su organización, e incluso lo ha calificado como "ilustre predente" del ataque de Londres. Es la reivindicación más contundente -aparte de las dos grabadas por los terroristas de Madrid para asumir los ataques y amenazar con derramar "ríos de sangre"- sobre los atentados de los trenes y está contenida en el vídeo de 27 minutos que uno de los autores del ataque de Londres, envió a la cadena Al Yazira, días después del 7 de julio de 2005.

Al Zawahiri dice sobre el 7-J: "Estos benditos ataques, como sus ilustres predecentes de Nueva York, Washington [los atentados del 11 de septiembre de 2001] y Madrid [el 11-M], llevan la batalla contra el enemigo a su propio suelo, después de siglos en los que la batalla ha tenido lugar en nuestro territorio". El documento en vídeo muestra al Al Zawahiri de frente y ha permitido a los servicios antiterroristas españoles, británicos y de EE UU autentificar su contenido y origen. Según las fuentes consultadas, es la asunción más directa del 11-M por parte de Al Qaeda que existe y lo equipara con las acciones más espectaculares de la red en territorio occidental. Lo que ellos llaman "la tierra de los cruzados".

Los servicios antiterroristas españoles y británicos han intercambiado datos sobre los atentados en sus respectivas capitales. En ambos casos, fueron "relativamente baratos" y los diseñaron y ejecutaron "hombres aparentemente normales, usando Internet". En el caso de Londres, los terroristas fabricaron sus propias bombas. Los españoles lograron dinamita asturiana, pero ya disponían de la fórmula para elaborar el explosivo denominado la "madre de Satán", o TATP, utilizado en los atentados de Londres y, también de Casablanca, el 16 de mayo de 2003.

Precisamente, dos de los supuestos jefes del atentado de Casablanca, Mustafá Maymouni (preso en Marruecos) y Amer Azizi (abatido en Arabia Saudí durante una operación antiterrorista), estaban estrechamente conectados con la célula local española y participaron en las reuniones preparatorias del 11-M. La mayor diferencia del atentado de Madrid es que no fue cometido mediante el suicidio de sus autores. Pero en España, a diferencia del resto de atentados citados, los terroristas tenían planes para cometer otra media docena de atentados, contra más trenes (se frustraron dos), un colegio británico, un centro judío y una sinagoga.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 10 de abril de 2006