La Generalitat fuerza a las cajas a asumir la mayor parte del coste de salvar Terra Mítica

Bancaja y la CAM capitalizan el 100% de su deuda mientras que la SPT aporta un 40%

Las dos grandes cajas de la Comunidad Valenciana, Bancaja y la CAM, correrán de nuevo con el grueso de los gastos para intentar salvar por enésima vez el futuro de Terra Mítica Parque Temático de Benidorm, SA. Gerardo Camps, consejero de Hacienda y responsable de la empresa pública Sociedad de Proyectos Temáticos, explicó ayer que el 90% de los acreedores de Terra Mítica han suscrito el convenio que plantea una quita del 50% de la deuda pero sólo las dos cajas capitalizarán el 100% de sus respectivas deudas con la empresa, en total 52,6 millones de euros.

Los tres socios de referencia elevan su participación conjunta por encima del 70%

La Generalitat, por su parte, optó por acogerse al convenio de acreedores de Terra Mítica con una fórmula específica que prevé una quita del 20% de la deuda, que ascendía a 56,8 millones de euros; la capitalización del 40%, es decir, una aportación al capital social de la sociedad de 21,5 millones de euros; y, como la inmensa mayoría de acreedores, a acogerse al rescate del restante 40%, sin intereses, con una opción sobre los fondos que Terra Mítica espera ingresar con la subasta de las cinco parcelas en las que ha dividido los 216.000 metros cuadrados inicialmente reservados para una eventual ampliación de las instalaciones del complejo de ocio.

Camps aseguró que todas las empresas constructoras que figuraban en la lista de acreedores, desde FCC hasta Pavasal o Lubasa, a las que Terra Mítica debía en conjunto 18 millones de euros, han optado por aceptar la quita del 50% y capitalizar el restante 50%.

El BBVA, que tenía pendientes de cobro 9,7 millones de euros, también ha aceptado la quita del 50% y capitalizará un 10% de la deuda, una aportación prácticamente testimonial.

Como resultado de la ampliación de capital prevista, el capital suscrito de Terra Mítica, que asciende ya a 160 millones de euros, se elevará en unos 90 millones de euros, siempre según los datos que ofreció Camps.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre un capital social de 250 millones de euros, Bancaja y la CAM controlarán respectivamente en torno al 24% como resultado de la nueva ampliación mientras que la Generalitat será titular de algo menos del 23%.

"Se mantiene el equilibrio entre los tres grandes socios de referencia", confirmó sin mayores precisiones el consejero de Hacienda. "En ninguna combinación, dos de los tres superan el 50% del capital".

Terra Mítica declaró un pasivo de 219 millones de euros cuando solicitó la suspensión de pagos en mayo de 2004. Para superar la intervención judicial de las cuentas del parque, los acreedores se han visto forzados a capitalizar 90 millones de euros, una cantidad que representa el 41% del total de la deuda.

La opción a la que se ha acogido la Generalitat en el convenio de acreedores supone la renuncia al cobro de la deuda de Terra Mítica con la SPT, pero no tiene otro coste puesto que la Generalitat capitalizará el mismo importe que aspira a cobrar antes de fin de año como resultado de la subasta de los terrenos anexos al complejo de ocio.

Camps, incluso, se mostró confiado en torno a la posibilidad de que Terra Mítica logre ingresar más de 50 millones de euros, la cantidad que cubriría la deuda pendiente una vez que los acreedores han renunciado a cobrar la mitad, a través de la subasta de esos terrenos.

El consejero de Hacienda quiso transmitir confianza y se mostró convencido de la viabilidad futura de Terra Mítica.

Según sus estimaciones, la sociedad promotora del complejo de ocio arranca con una deuda de apenas 10 millones de euros y unas expectativas de futuro "magníficas". "El domingo pasado el parque recibió 26.000 visitantes, un récord absoluto hasta la fecha", subrayó.

El acuerdo de un 90% de los acreedores ante la propuesta de convenio formulada por Terra Mítica, es decir, por la Generalitat y las dos grandes cajas de ahorro valencianas, garantiza una inminente renuncia de la tutela judicial sobre las cuentas del parque. Camps sugirió que la decisión judicial podría hacerse pública a lo largo de la próxima semana.

El consejero celebró el éxito del convenio y recordó que Terra Mítica emplea a 1.400 trabajadores y constituye un "referente entre las infraestructuras turísticas" de la Comunidad Valenciana.

Camps también subrayó el atractivo de los "próximos hoteles" que se levantarán junto al complejo de ocio, junto al parque Terra Natura, el campo de golf y el resto de instalaciones que adjudicó la Generalitat como concesiones por cien años a diversos promotores sobre los cerca de 10 millones de metros cuadrados que se expropiaron en su día para levantar Terra Mítica y toda la oferta de su entorno en una cantera abandonada a los pies de Serra Cortina y a espaldas de la ciudad de Benidorm.

Gerardo Camps, consejero de Hacienda, explicó ayer el resultado del convenio de acreedores.
Gerardo Camps, consejero de Hacienda, explicó ayer el resultado del convenio de acreedores.TANIA CASTRO

"Zaplana siempre dijo..."

Gerardo Camps compareció a media tarde en la sede la Consejería de Hacienda para dar cuenta de la aceptación del convenio propuesto por Terra Mítica Parque Temático de Benidorm, SA. Casi simultáneamente, la propia empresa remitía una nota en la que celebraba que más del 90% de los acreedores hubieran aceptado una oferta que consistía, esencialmente, en recortar a la mitad sus expectativas de cobro.

Camps recordó cómo "un momento difícil" aquel día de mayo de 2004 en que los socios de referencia de Terra Mítica (Bancaja, la CAM y la Generalitat), de acuerdo con el consejo de la sociedad acordaron solicitar la suspensión de pagos ante la imposibilidad de hacer frente al vencimiento de un pago correspondiente al crédito sindicado de 111 millones de euros que solicitó la empresa en 1999 para poder culminar las obras de construcción del complejo de ocio.

Una de las condiciones que exigieron las entidades financieras que participaron en ese crédito cuando negociaron su inversión fue la permanencia de la Generalitat entre el núcleo duro del accionariado de Terra Mítica, una presencia que llevó a algunas entidades a forzar la cuerda en mayo de 2004 y precipitar la suspensión de pagos del parque.

La Generalitat se implicó en Terra Mítica con una aportación inicial que apenas superaba el 10% del capital. Pero las sucesivas ampliaciones suscritas para hacer frente al sobrecoste de las obras de construcción y la renuncia de otros socios a implicarse elevaron la participación pública en la empresa por encima del 20%.

El acuerdo alcanzado para superar la suspensión de pagos, hoy concurso de acreedores, eleva la cuota pública del capital por encima del 23%.

A pesar de su creciente implicación en un proyecto que desbordó todas las previsiones de gasto, Camps recordó el espíritu que inspiró la implicación de la Generalitat en Terra Mítica: "Eduardo Zaplana, el anterior presidente, siempre dijo que la Generalitat participaría en el parque hasta que fuera operativo y luego se desprendería de sus acciones en la empresa". Seis años después de su inauguración, la Generalitat ha enterrado ya unos 90 millones de euros en el parque.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS