_
_
_
_

Japón planea aplazar los créditos a bajo interés que prometió a Pekín por el deterioro de sus relaciones

El Gobierno japonés planea retrasar los préstamos económicos a bajo interés que se había comprometido a aprobar para China en el actual ejercicio fiscal debido al deterioro de las relaciones bilaterales. Es un síntoma más de la tensión entre ambos países, vecinos y rivales en la obtención de recursos energéticos con los que sostener su imparable industria.

"Aplazaremos tomar una decisión sobre los créditos en yenes a China en este año fiscal debido a varias situaciones en torno a las relaciones chino-japonesas", declaró en rueda de prensa el ministro portavoz del Gobierno japonés, Shinzo Abe. Poco antes, el primer viceministro de Exteriores, Yasuhisa Shiozaki, había avanzado al comité de Asuntos Exteriores del gobernante Partido Liberal Democrático: "No tenemos más opción que retrasar los préstamos". China ha recibido ya esa información por canales diplomáticos, señaló, por su parte, otro alto responsable del ministerio japonés.

En el año fiscal de 2000, los préstamos japoneses llegaron a su máxima cuantía, 214.400 millones de yenes (1.519 millones de euros), pero desde entonces su suma ha sido reducida gradualmente, y así en 2004, último año con datos cerrados, cayeron hasta los 85.900 millones de yenes (608,6 millones de euros).

Las relaciones entre Japón y China están lastradas por varios contenciosos. Entre ellos, las visitas que efectúa anualmente el primer ministro, Junichiro Koizumi, al santuario sintoísta de Yasukuni en Tokio, en el que se rinde homenaje a los soldados japoneses. Japón ha desafiado además a China al anunciar que estudia perforar en la zona del mar del Este de China, en disputa con Pekín, y en la que se cree que existen varios yacimientos de gas y petróleo.

Pekín, por su parte, se ha opuesto a la candidatura de Japón a ingresar en el Consejo de Seguridad de la ONU.

El portavoz del Ministerio de Exteriores chino, Qin Gang, ha asegurado que la medida no mejorará las relaciones bilaterales, pues los créditos en yenes "tienen un efecto positivo en China, pero también suponen ventajas para la parte japonesa".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_