El Ayuntamiento de Irún realiza la primera limpieza de las escuelas con protección policial

El Ayuntamiento de Irún actuó ayer sin contemplaciones para atajar los problemas que está causando la huelga de las limpiadoras de las empresas Eulen, Clece y Valoriza en las escuelas de primaria y la residencia de ancianos de Irún. Alrededor de medianoche envió personal de la Mancomunidad de Servicios de Txingudi para hacer una primera limpieza general de los centros. Las labores, según una nota municipal, se realizaron en todo momento bajo proteccón policial y pudieron llevarse a cabo "con relativa normalidad", salvo en los colegios Dunboa y Lekaenea y en cinco guarderías, "donde ha sido imposible continuar ante la actitud violenta y amenazas de los piquetes". En la residencia fue "necesaria la intervención policial".

La huelga que mantienen 58 empleadas desde el 23 de enero en demanda de su equiparación salarial con las limpiadoras funcionarias -cobran un 35% menos- dio un vuelco el lunes. El consistorio conoció ese día un informe jurídico que sostiene que el paro es "ilegal", lo que le otorga cobertura para buscar medios para suplir a las huelguistas. Así las cosas, el Ayuntamiento inició los trámites para rescindir los contratos con las empresas y anunció su intención de asumir el servicio. Pero a la espera de que se municipalice, pidió al Inem 15 empleados para realizar las tareas de limpieza.

Fuentes de su oficina comarcal confirmaron a este periódico que no iban a gestionar esa solicitud mientras no sepan si están vulnerando o no el derecho a la huelga. Pero desde el Ayuntamiento siguen insistiendo en que eso no es cierto. No obstante, a la vista de que la formación de un equipo de trabajadores se postpondrá, cuando menos, a la próxima semana, el consistorio decidió empezar a adecentar los centros. El colegio Elatzeta había advertido que tenía previsto cerrar mañana el aula de dos años ante los problemas de higiene.

"Atropello", para ELA

Las tareas se desarrollaron con acompañamiento policial por la acción de los piquetes, plagada de "violencia, coacción e intimidación", según el Ayuntamiento, que denunció "agresividad" además con algunos concejales. "Se ha perseguido a los trabajadores hasta las dependencias de Servicios de Txingudi". Es un extremo al que no aludió el sindicato ELA en el comunicado que envió ayer. "El Ayuntamiento, con su alcalde José Antonio Santano a la cabeza, ha perpetrado uno de los mayores ataques al derecho de huelga de los últimos 30 años", denunció la central. Y anunció que ya ha tomado medidas "contra este atropello", presentando una denuncia penal contra el alcalde y los servicios de limpieza en el Juzgado de Irún. Mientras esto sucedía, cientos de padres, alumnos y miembros de la comunidad escolar se manifestaban por las calles de Irún para pedir higiene en las aulas. Al menos medio centenar de estudiantes y seis profesores sufren alergias y otros problemas derivados de la suciedad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0025, 25 de marzo de 2006.

Lo más visto en...

Top 50