Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:REINALDO RODRÍGUEZ | Presidente de la CMT

"Nadie sabe lo que paga por usar el móvil"

Reinaldo Rodríguez (Oviedo, 1952) llegó a la presidencia de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) el 26 de abril de 2005, en plena polémica por el traslado de su sede de Madrid a Barcelona. Ingeniero de telecomunicaciones, ha ocupado diversos puestos en la Administración. Desde su despacho de la Torre Mapfre de Barcelona, Rodríguez considera que se ha completado con éxito el traslado, reconoce problemas de calidad en las telecomunicaciones y, en particular, en el ADSL y cree que la telefonía móvil es cara y falta competencia.

Pregunta. ¿Cuál es el balance del traslado a Barcelona?

Respuesta. Se han trasladado 55 de los 140 empleados que trabajaban en Madrid. Ya hemos hecho dos ofertas de empleo. Una de 28 trabajadores, que ya se han incorporado. Y otra, que está en curso, para 10 personas. La gente trabaja a pleno rendimiento. Y trabajamos aquí igual que lo haríamos en Córdoba o Sevilla.

"Dejar de ser cliente debe poder hacerse a la misma velocidad con que se ha contratado"

P. Recientemente, han tomado una decisión importante: liberalizar las tarifas de Telefónica

R. Cuando decidimos liberalizar los precios retail de la telefonía lo hacemos porque somos conscientes de que detrás hay un mercado mayorista que seguimos regulando. Lo único que estamos haciendo es aplicar el principio comunitario que dice que cuando se puede regular un mercado mayorista, no se debe regular el minorista.

P. Pero la cuota de abono mensual, el principal concepto de la factura media, ¿va a seguir siendo regulada por el Gobierno?

R. La cuota de abono depende del mercado minorista de acceso de telefonía fija, cuyo análisis está en proceso. En el informe preliminar se planteaba una liberalización de la cuota, pero la decisión va a depender de los comentarios que vengan de Bruselas y de la decisión que tome el Consejo. Ahora bien, una vez que se tome esa decisión, la fijación de la cuota, que hasta ahora correspondía al Gobierno, pasará a la CMT.

P. Otro de los mercados que siguen intervenidos es el mayorista de ADSL. Telefónica ha pedido muchas veces que se desregule.

R. Nos gustaría mucho una regulación más procompetitiva y evolutiva. Ahora bien, hay una parte del país que va a tener que depender todavía durante mucho tiempo de Telefónica. En líneas generales, lo que nos interesa es ir aligerando la legislación para, por un lado, promover el desarrollo de las redes de cable y, por otro, evitar que Telefónica pueda abusar de su posición dominante para expulsar del mercado a otros operadores.

P. Las quejas de los usuarios de telecomunicaciones se han multiplicado, sobre todo, en lo que se refiere al ADSL.

R. Es cierto que hay casos de fraude, pero no los miles que dicen algunas asociaciones de consumidores. Por ejemplo, nosotros recibimos alrededor de 100 denuncias de slaming [contratación fraudulenta sin consentimiento del abonado]. Todos los casos fueron analizados y abrimos un expediente en los que detectamos que había habido fraude y los denunciamos al fiscal porque es un delito.

P. ¿No tiene alguna parte de esa responsabilidad la CMT que regula los procedimientos de cambio de compañía o de preasignación?

R. Cuando se creó la preasignación el principal problema era que Telefónica era juez y parte, y decidía qué solicitudes eran buenas y malas. Eso nos llevó a establecer una serie de procedimientos en materia de preasignación.

P. Para promover la competencia la CMT aprobó la preasignación verbal, por la que un abonado se da de alta simplemente por una llamada. ¿No se aumentan las posibilidades de fraude?

R. Este método ha sido probado en diferentes países europeos. La solicitud verbal de cambio de compañía es comprobada por un tercero independiente. Y eso ha disminuido las denuncias. La usan todos los operadores, incluida Telefónica.

P. Pero las denuncias por el mal funcionamiento del ADSL están ahí.

R. Es cierto que en el ADSL han aparecido problemas de slaming y, sobre todo, de procedimiento, por el que en un momento dado el usuario se queda en el peor de los mundos, no tiene servicio ni con el viejo ni con el nuevo operador y ni siquiera encuentra un interlocutor que le resuelva el problema. Estamos revisando las circulares de preasignación para impedir que estos errores sean padecidos por los usuarios y que éstos tengan siempre una vía de escape ante esta situación.

Además, el ministerio está desarrollando una nueva orden para que cuando alguien contrata por teléfono obtenga también una copia del contrato con las obligaciones que tiene la compañía. Y es que el hecho de que alguien contrate con una compañía por teléfono no significa que el operador no le tenga que mandar un contrato firmado y pedir que los clientes se lo devuelvan con una copia firmada. Ahora, en la mayor parte de los casos, muchos operadores no envían esa copia.

Otro de los cambios es que si alguien quiere dejar de ser cliente de un operador debe ser capaz de hacerlo a la misma vez velocidad con la que lo ha contratado, y que no suceda que para darse de baja se tire dos meses o te metan en el registro de impagados.

P. Los usuarios de telefonía móvil no se quejan tanto, la calidad es aceptable y el mercado se reparte entre tres compañías. Y ahora sale la CMT y dice que no hay competencia suficiente.

R. Ésa es la visión que transmiten las operadoras. Pero, en realidad, la gente piensa que el móvil es caro, y, por ejemplo, cuando son de prepago no se entera de lo que le facturan. Hay competencia pero con fallos. Entre 2000 y 2004 en que el número de minutos cursados se ha multiplicado por seis y, por tanto, han caído los costes, el descenso de los precios ha sido mucho menor a ese descenso. Además, las tarifas son poco transparentes. Los clientes se cambian de compañía por los terminales que les ofrecen, pero no son conscientes de si están pagando poco o mucho por el servicio. Y si usted pregunta, nadie sabe exactamente lo que paga por usar el móvil.

P. ¿Y la solución son los operadores móviles virtuales, compañías sin red propia que se dedican a revender servicios?

R. Cuando hemos analizado el mercado mayorista de móviles nos hemos encontrado con que las compañías establecidas han denegado continuamente durante cuatro años las solicitudes de terceros que querían alquilar su red, a pesar de que la regulación ya preveía la figura de los operadores sin red y de los revendedores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de marzo de 2006