Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Corea del Norte dispara dos misiles cerca de China

Baterías antiaéreas norcoreanas dispararon ayer dos misiles tierra-aire cerca de su frontera con China, según informaron ayer los medios de comunicación japoneses, citando tanto fuentes de Defensa de su país como "fuentes militares occidentales" en Pekín. Los lanzamientos se produjeron por la mañana y a mediodía, y los misiles, de un alcance de cinco kilómetros, cayeron en territorio norcoreano.

La última vez que Corea del Norte disparó cohetes balísticos de largo alcance fue en 2003, pero en mayo de 2005 lanzó un misil de un radio reducido, que cayó en el Mar de Japón.

El doble lanzamiento de misiles coincide con las informaciones sobre nuevos preparativos militares de Corea del Norte ofrecidas al Senado de Estados Unidos por el comandante en jefe de las fuerzas norteamericanas en Corea del Sur, Burwell Bell. Este general afirmó que el régimen comunista norcoreano prepara el despliegue de un nuevo tipo de misil balístico capaz de alcanzar el archipiélago de Okinawa, en el extremo sur de Japón, la isla de Guam, en el Pacífico Occidental norteamericano, e incluso Alaska, en la costa noroeste de Estados Unidos.

Bell indicó que Corea del Norte sigue desarrollando además un misil Taepodong con un rango que le permitiría alcanzar territorio continental de EE UU y que "puede estar en uso ya antes de diez años".

600 misiles Scud

Pyongyang tiene unos 600 misiles Scud que pueden ser dotados con cargas convencionales o químicas, capaces de alcanzar cualquier punto de la península coreana.

Ayer mismo, el portavoz de la Casa Blanca, Scott McClellan, se hizo eco del lanzamiento de los dos misiles y recordó la preocupación expresada anteriormente por el programa armamentístico de Corea del Norte, que "constituye una amenaza para la región y para la comunidad internacional".

Washington ha instado a Pyongyang a que retome las conversaciones que venía sosteniendo con Estados Unidos, Rusia, Japón, China y Corea del Sur, destinadas a terminar con su programa nuclear. Para el Departamento de Estado, esas conversaciones son también un foro en el que puede analizarse la proliferación de misiles y la tecnología militar. Sin embargo, el Gobierno norcoreano reiteró ayer que no piensa volver a la mesa de negociaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de marzo de 2006