El temporal de viento y nieve mantiene el país en alerta y dificulta las comunicaciones

El aviso de emergencia sigue vigente en 15 comunidades y hay 28 puertos de montaña cerrados

El temporal de nieve y los fuertes vientos que mantienen a 15 comunidades autónomas en alerta (todas salvo Canarias y Galicia) se cobraron ayer la vida de una persona y causaron heridas graves a otra. Además, las condiciones climatológicas afectaron a la circulación de trenes, dificultaron el tránsito por carretera, obligaron a cancelar vuelos y dejaron a varios pueblos incomunicados.

Las fuertes rachas de viento hicieron que una jaula canina de grandes dimensiones aplastara a una mujer de 42 años en la Comunidad de Madrid, provocándole la muerte. En Zaragoza, otra mujer resultó herida grave y se encuentra ingresada en la UCI del hospital Clínico, y otras 17 resultaron heridas, al caer la rama de un árbol en el parque Tío Jorge, donde se celebraba la Cinco Marzada, una fiesta popular que congrega a miles de ciudadanos, informa Concha Monserrat. La rama se desplomó por los fuertes vientos, de hasta 100 kilómetros por hora, sobre un grupo que se encontraba junto al alcalde, Juan Alberto Belloch. Ocurrió poco antes de las dos de la tarde, cuando la comitiva municipal se disponía a abandonar el lugar tras haber visitado los puestos de asociaciones y colectivos.

Entre 800 y 1.000 pasajeros de dos AVE y dos trenes Altaria quedaron retenidos

Entre los heridos, el concejal de Participación Ciudadana, Antonio Becerril, que sufrió una herida en la cabeza y necesitó varios puntos de sutura; el jefe del gabinete de alcaldía, Fernando Gimeno; el gerente del Instituto Municipal de Fomento, Alfonso Gómez, con fractura de tibia y peroné; el marido de la concejal de Parques, Isabel López, y el presidente de la Federación de Interpeñas, organizador de la fiesta, Ricardo Casasús, con una brecha en la cabeza que precisó 27 puntos de sutura. Además, otras 12 personas fueron atendidas de lesiones y rasguños, como el concejal de Nuevas Tecnologías, Ricardo Cavero. Por la tarde, cuatro seguían ingresados. La más grave, una mujer, L. Salinas, con un fuerte traumatismo craneoencefálico. El parque fue desalojado, pero 10 asistentes se opusieron al desalojo y fueron detenidos. La nieve fue el otro protagonista del día, y anoche mantenía cerrados 28 puertos de montaña, todos ellos en la red secundaria, y dificultaba la circulación en diversos tramos de carretera.

Un hombre de 73 años falleció arrollado por un camión, mientras colocaba las cadenas del vehículo, a la altura del kilómetro 132,4 de la Autovía A-67 (Palencia-Santander). Sin contar este siniestro, durante el fin de semana 20 personas perdieron la vida en carretera.

En Palencia, 600 habitantes de 12 pueblos se quedaron aislados. Otras tres localidades de Valencia permanecieron incomunicadas. Casi todos los vuelos con destino u origen Melilla fueron cancelados, y los enlaces marítimos con Ceuta y Algeciras se vieron afectados.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El viento afectó con intensidad al transporte ferroviario. La caída de árboles y otros objetos, provocó problemas en varias provincias, especialmente, en Zaragoza, Castellón, Valencia, Ávila, Madrid, Murcia y Alicante, donde descarriló un ferrocarril.

Sobre la una de la tarde el viento desprendió una catenaria en la línea del AVE Madrid-Zaragoza-Lleida, que fue arrastrada por un Altaria que viajaba de Barcelona a Madrid. El tren quedó parado en Lumpiaque, entre Ricla y Plasencia de Jalón, en la provincia de Zaragoza. Entre 800 y 1.000 pasajeros de dos AVE y dos Altaria quedaron retenidos durante cinco horas.

Los pasajeros del AVE fueron transbordados en Calatayud, pero no así los del Altaria que quedó parado en Lumpiaque: unas 200 personas permanecieron atrapadas y sin calefacción hasta bien entrada la tarde. También en la provincia de Zaragoza otro tren AVE que cubría la línea Madrid-Barcelona tuvo que efectuar una parada de emergencia al invadir la vía las chapas que el viento había arrancado de una gasolinera. El último de los trenes parados pudo seguir su camino a Madrid pasadas las siete de la tarde, tras seis horas parado.

Un conductor retira la nieve de su coche ayer por la mañana en Araia (Álava).
Un conductor retira la nieve de su coche ayer por la mañana en Araia (Álava).PRADIP J. PHANSE

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS