Reportaje:Fútbol | 26ª jornada de Liga

El Bernabéu no para de aplaudir

El público madridista, pese a lo ocurrido durante la semana, no carga contra sus jugadores

"Fernando: mano dura", pedían al nuevo presidente del Madrid dos pancartas amarillas, dos copias de impresión industrial, colgadas sobre la tribuna lateral de Castellana. Entre otros carteles de agradecimiento al presidente dimisionario, Florentino Pérez, el tono general de las consignas exhibidas ayer en el Bernabéu fue más bien beligerante. En el fondo sur los hinchas desplegaron una imagen colosal de Juanito con una solicitud para los jugadores que se ponen la camiseta blanca: "Respetadla". Luego desplegaron otra de apoyo institucional: "Presidente: no eres el culpable. Fuera mercenarios de este gran club". Esta sentencia, que conducía a la plantilla al patíbulo, no identificaba condenados. Lo más extraño de todo es que la gran mayoría de la afición permaneció indiferente a todo este despliegue. Como si la gente que acudió al campo no hubiera suscrito estos avisos. Incluso hubo menos reproches que otras veces. El Madrid no hizo su mejor partido pero el público sólo vio chavales necesitados de afecto. Al final, los jugadores se llevaron más aplausos que nunca.

Más información

La industria del fútbol se ha aburguesado tanto que los hinchas, si pueden, no van al campo en busca de litigios. Ayer los madridistas querían ver un buen espectáculo y no les importó demasiado la crisis que vive el club mientras el partido los entretuvo. Sólo unos 100 aficionados se congregaron antes del encuentro en la puerta cero del Bernabéu para manifestar su gratitud hacia Florentino Pérez. Se formaron una hora, en silencio, y se metieron en el estadio.

Los hinchas que acudieron al campo a disfrutar de un buen espectáculo agradecieron la contribución de Cassano, Roberto Carlos y Guti, los tres futbolistas que pusieron al Atlético de rodillas desde el minuto cinco. Guti fue el origen de lo mejor que hizo el Madrid. Ausente en la derrota de Mallorca por lesión, el media punta se situó ayer de medio centro. Fue la principal vía de salida de cada jugada y propició los dos goles del Madrid con dos pases magníficos: uno desde el círculo central, el otro desde su área. Dos contragolpes culminados en centro y remate. Uno por Cassano, el otro por Baptista.

Cassano fue titular por primera vez con el Madrid en Liga. Después de dos meses desde su llegada, tras un arduo trabajo de adelgazamiento, el italiano demostró que sin estar en su pico de forma es capaz de sacar de quicio a dos centrales. Perea no lo vio en el primer gol. Ni en el segundo. En realidad, Perea no lo vio nunca. Cassano es la clase de jugador que sabe moverse por el campo para pillar la espalda de los defensas. Ayer lo hizo a la perfección.

Cassano, que tiene 25 años, no fue convocado en la última llamada del seleccionador italiano, Marcello Lippi, para jugar un amistoso contra Alemania. El jugador tiene la promesa de Lippi de que irá al Mundial si juega con asiduidad. Por eso necesitaba los minutos de que dispuso ante el Atlético. Los aprovechó tan bien que se convirtió en el artífice necesario de la victoria más necesaria del Madrid en mucho tiempo. Fue sustituido por Raúl en el minuto 28 del segundo tiempo y el Bernabéu le dedicó una ovación agradecida.

Nicolas Sarkozy, ministro del Interior francés, junto al presidente madridista, Fernando Martín, en el palco.
Nicolas Sarkozy, ministro del Interior francés, junto al presidente madridista, Fernando Martín, en el palco.ASSOCIATED PRESSCRISTÓBAL MANUEL
Diego Torres salta sobre Beckham y Pablo.
Diego Torres salta sobre Beckham y Pablo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 04 de marzo de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50